Consejos para saber si un periquito es macho o hembra

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter7Share on Google+0

periquitos
Muchas veces cuesta diferenciar el sexo de la mascota, sobre todo, en el caso de las aves, aunque realmente es muy fácil. La falta de conocimiento de la especie y sus principales características son los factores por los que muchas personas no saben reconocer si tienen ante sí a un macho o a una hembra. Algo que suele ser habitual en el caso de los periquitos. El sexo siempre es conveniente conocerlo porque, evidentemente, hay unas particularidades y cuidados adicionales. Si quieres tener un periquito, te vamos a contar cómo saber el sexo que tienen.

Aspectos físicos

Una de las maneras de saber si un periquito es macho o hembra es fijarse en su aspecto físico. La principal diferencia se nota en sus orificios nasales o narinas, que suelen estar cubiertos de una cera. Y es a ella a la que hay que prestar atención porque el color es diferente. En concreto, el tono de la cera en el macho es azul, mientras que el de la hembra tiene un tono marrón rosáceo.

Esta distinción, sin embargo, no siempre es tan clara, sobre todo, cuando el periquito es joven y no ha superado los cuatro meses de vida. En este período, es posible que se observen algunos cambios de color en las ceras.

Pero tampoco es una etapa de su vida en la que es imposible detectar y saber su sexo. Simplemente, hay que fijarse más. De esta manera, se notará que el color es más uniforme en un macho que en una periquita hembra.

periquitos
Otra forma de saber el sexo del periquito es hacer una exploración de su cuerpo. Lo que hay que hacer es tocar con cuidado el celoma. Esta zona es como una cavidad en la zona del vientre de este pájaro, que tiene para poder albergar el ovioducto y los huevos. En las hembras, al palpar esta parte, se nota un hueco que, por el contrario, no se percibe en el caso de que el periquito sea macho.

Otros rasgos

Y, si algún queda alguna duda, solo queda observar al periquito y ver qué carácter tiene. Está comprobado que las hembras son más agresivas y muestran una mayor desconfianza. Además, muestran también un mayor rechazo a ser tocadas.

Periquitos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *