Conocer a los leones marinos


Es un error muy común, cuando vemos un león marino, pensar que se trata de una foca, debido a su gran parecido, ya que ambos tienen extremidades en forma de aletas y, aunque se mueven torpemente en el agua, son capaces de nadar a grandes velocidades y hacer todo tipo de piruetas, aunque, a decir de los expertos, ningún mamífero marino es capaz de superar al león marino en su habilidad para nadar.

Sin embargo, si los observamos más de cerca, podremos apreciar que los leones marinos, a diferencia de las focas, sí poseen orejas. De esta característica deriva el nombre de otáridos, familia a la que pertenecen los leones marinos.

Según parece, a estos animales se les conoce como leones marinos, ya que el pelo de la cabeza de los machos tiene un aspecto de melena, lo que llevó a los investigadores a identificarle con el habitante de las sabanas africanas.

Se dividen en dos familias, que reciben los curiosos nombres de lobo marino de un pelo y lobo marino de dos pelos. Los primeros son de mayor tamaño y las hembras presentan un color más claro que los machos, mientras que en los de dos pelos ambos sexos presentan un color gris ocre que cuando se seca es plateado rojizo.

Se alimentan de peces, de los cuales pueden comer hasta veinte kilos al día. Su dieta se basa principalmente en corvinas, anchoas, pescadillas y rayas. En los leones de dos pelos, su dieta se complementa con kril y cefalópodos.

El león marino de un pelo podemos encontrarlo en el Pacífico norte y sur, mientras que el lobo marino de dos pelos habita en América del Sur, por lo que también se le conoce como lobo fino sudamericano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *