Conducir con mascotas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando viajamos, a todos los dueños de mascotas nos gusta llevárnoslas con nosotros, razón por la cual, en la mayoría de los casos, dichos desplazamientos los realizamos en el coche. A la hora de hacerlo, deberemos tener en cuenta que, por muy tranquilo que nuestro perro o nuestro gato se muestren en casa, pueden no comportarse del mismo modo en el coche, por lo que hay que seguir una serie de precauciones a la hora de viajar con ellos, tanto para evitar posibles accidentes como para no exponernos a recibir una multa de tráfico.

Si nuestro gato o nuestro perro se ponen a corretear por el coche, puede interferir en nuestra conducción o si se sube en la parte trasera puede impedir que veamos correctamente por el retrovisor.

Otras veces somos nosotros quienes acariciamos o jugamos con nuestras mascotas durante el viaje, con lo que podemos distraernos de la conducción.

Por ello lo mejor es que nunca viajen sueltos. Si es un gato, lo mejor es meterlos en su trasportín y situarlo en una zona del vehículo en la que no haga mucho calor, tenga buena ventilación y no esté sometida a demasiado movimiento.

En el caso de los perros, lo mejor es instalar alguno de los accesorios de seguridad que existen en el mercado que suponen una separación entre nosotros y nuestras mascotas, lo que es importante tanto por su seguridad como por la nuestra, ya que llevar un perro suelto en el asiento trasero, sobre todo si es grande, en caso de un choque frontal puede suponer un peligro para el pasajero situado en el asiento delantero. Para ello contamos con dispositivos como redes, barras separadoras, o arneses de seguridad que nos permitirán viajar con comodidad al tiempo que disfrutamos de la compañía de nuestra mascota.

Mascotas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *