Cómo cuidar a los perros mayores


Afortunadamente, los avances en nutrición y en medicina han hecho posible que aumente la esperanza de vida tanto de los hombres como de los perros. Sin embargo, esto no evita que aparezcan ciertos achaques en la vejez, de los que el mundo canino no está exento.

Se puede considerar que un perro ya es mayor cuando llega a una edad alrededor de los 8 años, aunque aparecen síntomas externos que alertan para que comencemos a vigilar la evolución de la mascota, como las canas localizadas en pies y hocico o una mayor reticencia al ejercicio y la actividad en general. Y es que cuando un perro llega a la vejez, es necesario tener cuidados específicos para su edad, además de los cuidados habituales.

Chequeos

Es importante que, cuando un perro llegue a una edad madura, se haga chequeos periódicos para ver que toda su función cardiaca y respiratoria está dentro de los parámetros normales. Así, además de la exploración física, es recomendable hacer análisis de sangre para prevenir futuros problemas. Y es que a partir de los 7 u 8 años un perro puede comenzar a sufrir ciertos problemas de salud relacionados con la edad, como el sobrepeso, la artrosis, la desorientación o el Alzheimer.

Comodidad

Para que el animal esté más cómodo, es recomendable proporcionarle un lugar de descanso más blandito, con una manta o alguna tela acolchada. Y es que aunque parezca una tontería, una superficie dura puede provocar callosidades y úlceras. Además, es fundamental que lo vigilemos cuando salgamos a la calle y que nunca se queda solo con el fin de evitar que se pierda, ya que los sentidos como la vista y el oído son menos eficientes con la edad.

Alimentación

Con los años, el perro irá demandado físicamente una ingesta menos generosa para seguir en su peso idóneo. Sin embargo, también hay que tener cuidado de que pierda el apetito y adelgace. Además, los dientes deben ser revisados

Enfermedades

La insuficiencia renal y los problemas cardíacos son males que también aparecen con la edad y, si no se tratan debidamente, pueden resultar mortales. Además, el cáncer puede afectar al animal en forma de tumores, por lo que se recomienda que se palpen ganglios de la papada para ver si están inflamados con el fin de detectar lo antes posible un posible cáncer linfático.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *