Tener pirañas en el acuario

Share on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


El hecho de pensar en tener una piraña como mascota suena bastante raro, pero lo cierto es que hay mucha gente que está optando por ello, especialmente los amantes de los animales acuáticos que ya están un poco cansados de tener pececitos. Sin duda es una opción diferente que puedes llevar a cabo sin mayores problemas, y convertir así tu acuario en el hogar de un par de pirañas.

Las pirañas son peces de río, y eso significa que necesitan estar siempre a una temperatura muy bien regulada para poder sobrevivir sin problemas. Lo ideal es que nunca sea menor de 20ºC ni mayor de 28, con un pH de 5,5. Lo cierto es que no son muy exigentes, así que tener pirañas en el acuario es mucho más sencillo de lo que probablemente pensarás en primer lugar.

Qué pirañas elegir


Al igual que cuando vas a comprar peces, con las pirañas también tienes diversas opciones, pudiendo elegir entre negras, rojas u otras algo más originales que mezclen varios colores. Lo mejor es comprar varias, no solo por conseguir un colorido interesante sino especialmente porque son animales que viven mucho mejor en grupo y sociedad. Son animales carnívoros, así que debes tomar ciertas precauciones, aunque tampoco es algo tan extremo como que te devorarán en cuanto puedan. Eso si, no metas la mano en el agua directamente ya que podrían atacar por sentir nerviosismo. Si las alimentas bien con carne o gusanos, verás que son muy tranquilas.

Reproducción

Estos animales se pueden reproducir sin ningún problema aunque vivan en cautividad, aunque para ello deben tener el entorno apropiado. Si quieres que se reproduzcan es vital que el acuario sea amplio y que permita al menos 100 litros de agua, así verán que hay espacio de sobra para que lleguen más miembros a la familia. Cuando las crías nazcan debes separarlas y alimentarlas bien, si es posible con animales vivos ya que así se desarrollarán mucho mejor. Si no los tienen en sus primeros días, pueden acabar devorándose unas a otras para conseguir “carne fresca”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *