Perros tristes
¿Has notado algún cambio en la personalidad de tu perro últimamente? Tal vez antes era más juguetón, pero ahora pasa la mayor parte de su tiempo sólo sin querer nada de nadir. Puede que se esté negando a comer o que simplemente esté desganado. No creas que tu mascota está enferma, simplemente puede estar triste. Cambios de casa, cambios en los comportamientos de los dueños, en sus costumbres… todo esto puede hacer que tu perro esté descontento.

Si tu mascota está mostrando signos de enfermedad, como vómitos, no comer y tener diarrea, definitivamente debes llevarlo al médico antes de hacer un diagnóstico general sobre lo que le sucede. Asegurarse de que el perro está sano es una parte importante a la hora de saber que la mascota es feliz. Cuando un animal no se encuentra bien, no tiene ganas de correr, saltar o jugar. Si el veterinario te confirma que está perfecto de salud, entonces, el perro tiene otro problema.

Cualquier novedad en la casa, como por ejemplo la llegada de un bebé, puede hacer que el animal comience a sentir celos. Estos celos, pueden hacer que se comporte de diferentes maneras: agresividad, desobediencia… y sobre todo, tristeza. Los perros también pueden recoger los sentimientos hostiles y las emociones de sus dueños, por lo que cualquier problema que el note puede sumirle en la tristeza.

Esta tristeza puede hacerle que se niegue a comer o incluso a desobedecer. Otra causa de tristeza para las mascotas, puede ser el fallecimiento de otra mascota. Muchas veces, los dueños de mascotas pueden no ser conscientes de hasta qué punto se pueden unir dos animales. Cuando una mascota muere, no ignores a la otra. Trata de mantener sus rutinas habituales.