El pez elefante
Procedente del África Occidental, el aspecto de este pez es tan curioso como sus propias costumbres. El pez elefante, también conocido como pez de nariz de elefante tiene una nariz en forma de trompa que lo convierte en uno de los peces más curiosos del acuario.

De color marrón oscuro, el pez elefante mide unos 20 centímetros.

Aparte de su trompa característica, este pez se caracteriza por sus hábitos nocturnos. Durante el día suele estar escondido y sólo se pasea por el acuario de noche, por lo que debe ser en ese momento cuando le proporcionemos la comida, ya sea alimento seco para peces o alimento vivo. Haciendo honor a su nombre, el pez elefante es algo lento al comer, por lo que deberíamos evitar tener como compañeros de acuario a especies rápidas y voraces.

Tímido y a la vez territorial, se requiere un acuario grande, de unos 200 litros, para tener al pez elefante. En su hábitat natural el pez elefante utiliza unas pequeñas descargas eléctricas para comunicarse con los de su especie y, si el acuario es pequeño, estas descargas pueden molestar a los otros peces.

El acuario debe contar con mucha vegetación y lugares que el animal pueda usar para ocultarse, ya que pasará gran parte del día escondido. En cuanto a la temperatura del agua, ésta debería oscilar entre los 23 y los 28 grados y debemos tener cuidado con la limpieza del acuario y la calidad del agua, ya que el pez elefante tiende a padecer hongos.

Todavía no se ha conseguido que el pez elefante se reproduzca en cautividad, de hecho se desconocen muchos detalles del proceso reproductor de esta curiosa especie.