¿Tiene mi perro la enfermedad de las encías?

perros-enfermedad-encias
La higiene de la boca de los perros es muy importante. Al igual que las personas, los canes también tienen enfermedades, algunas de las cuales son realmente molestas. Es el caso de la llamada enfermedad de las encías, que puede llegar a producirles un dolor intenso que hace a su vez que el perro deje de comer. En situaciones extremas, incluso pueden llegar a perder los dientes. Pero, ¿cómo se sabe si el perro tiene la enfermedad de las encías? La verdad es que hay que prestar atención porque los primeros síntomas no son visibles.

Señales de alerta

La enfermedad de las encías se produce porque el perro acumula placa en sus dientes porque no se lavan con frecuencia y se produce una acumulación de una capa formada por restos de alimentos, saliva y bacterias. Si no hay higiene y no se trata, aparece esta patología, que consiste en una inflamación de las encías, la destrucción de tejido y la pérdida de sus piezas dentales.

La prevención, como siempre es la mejor aliada, por lo que es importante que el perro tenga una buena higiene bucal, aparte de vigilarla con frecuencia para notar los primeros síntomas antes de que la enfermedad sea evidente.

Por ejemplo, se notará que el perro tiene mal aliento y que las encías empiezan a tener un color más enrojecido. Conforme va avanzando la enfermedad también se percibe la placa o sarro alrededor de los dientes, que es de color amarillento y marrón.

perros-enfermedad-encias
Además, los perros tienden a babear más porque se produce un exceso de salivación y las encías empiezan a sangrar. La presencia de sangre se percibe en el bebedero de agua o en, por ejemplo, los juguetes o artículos que mordisquee.

Aparte, las encías se hinchan, siendo uno de los síntomas más claros de que se puede estar ante esta enfermedad, que también se detecta por la posible presencia de flemones, las encías más retraídas y la movilidad, en fase más avanzada, de las piezas dentales, que el perro puede terminar perdiendo.

Como el perro tendrá molestias, seguramente se comportará de manera diferente. Por ejemplo, notarás que no disfruta tanto con la comida y que no come como normalmente porque tiene dolor al masticar. Otra señal es que hace más ruido al ingerir su comida.

Artículos relacionados:

Las claves para una buena higiene bucal del perro

Consejos para realizar la limpieza bucal canina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *