Los gruñidos como medio de comunicación


Un gruñido del perro puede sonar como algo agresivo para el oído humano, pero un nuevo estudio ha demostrado que los perros se transmiten una información específica con estos sonidos. El estudio, publicado en la revista Animal Behavior, demuestra que los gruñidos son señales independientes del contexto. Esto ha dejado anonadado a más de unos, ya que lo que nos viene a decir el estudio es que la comunicación de estos animales es mucho más compleja de lo que se creía.

El coautor del estudio Peter Pongracz, ha explicado que un gruñido es una advertencia de corta distancia, no es como un ladrido o un aullido, que se puede oír a una distancia grande. Cuando un perro gruñe, el oponente está cerca, así que el perro puede escuchar claramente que no va a recibir una cálida bienvenida. Pero, no hay que olvidarnos de que los perros también gruñen en otras situaciones, por ejemplo cuando están jugando.

Los juegos relacionados con la persecución, el tira y afloja, son acciones que para ellos implican unos sonidos autoritarios para ver si consiguen su propósito. Esto no implica un ataque por parte de la mascota. En la primera parte del estudio, Pongracz y sus colegas registraron los gruñidos de 20 perros adultos de distintas razas gruñendo en diferentes situaciones: cuando un desconocido se acerca amenazante, en un juego de tira y afloja y mientras custodiaban un hueso grande.

Los expertos analizaron electrónicamente los sonidos grabados y encontraron que existen muchas diferencias entre esos gruñidos. Si bien aún no está claro cómo los perros se comunican una información precisa, Pongracz explicó que existe una posibilidad muy grande de que los perros sean muy sensibles a las emociones de otros caninos. El caso es que un gruñido, no significa siempre un ataque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *