Estornudos en los perros: ¿por qué se producen?

perros-estornudo
De vez en cuando, los perros estornudan. Es un gesto que es más habitual de lo que parece y que no siempre es señal de preocupación. No obstante, sí es cierto que, si la mascota estornuda con mucha frecuencia y de forma prolongada o crónica, es importante acudir al veterinario para que le haga un examen clínico. Pero, ¿por qué estornudan los perros? ¿Cuándo es o no una señal preocupante?

Los motivos del estornudo en los perros

En general, el estornudo de los perros es muy similar al de las personas. En concreto, se produce como respuesta a una irritación de las vías respiratorias superiores y de las membranas mucosas que recubren los conductos nasales del can.

Esta reacción es común ante, por ejemplo, la presencia de algún agente externo que le irrita o le obstruye ligeramente las vías respiratorias. Pero, además, el estornudo es síntoma de alergias o de que el perro está resfriado.

Incluso en algunas ocasiones, el perro recurre al estornudo como una señal inequívoca de excitación cuando juega o está muy contento o bien sabe que va a recibir un premio que le gusta mucho. Es un gesto que se produce como un acto reflejo inconsciente.

perros-resfriado

¿Cuándo preocuparse?

Como hemos comentado anteriormente, es importante observar siempre los estornudos del perro con el fin de detectar cuándo puede haber alguna causa importante o problema de salud.

Son los casos en los que el perro estornuda de forma reiterada y durante mucho tiempo o bien el estornudo se hace crónico. Normalmente, esto puede responder a un resfriado, sobre todo si coincide con el otoño-invierno y, no suele tener mayor importancia porque es una afección leve de la que la mascota se recupera.

Sin embargo, hay que prestar atención porque este resfriado puede ir a más y generar otras dolencias más graves en la mascota como, por ejemplo, la traqueobronquitis infecciosa canina.

También es importante descartar que el perro tenga alguna alergia para aliviarle los síntomas. Y es que puede tenerla a muchas cosas como el polen, el tabaco, productos de limpieza que se empleen en el hogar e, incluso, a los perfumes de los dueños o ambientadores. Es clave así que el veterinario le realice las pruebas diagnósticas.

Fundamental es a su vez comprobar que no tiene las vías respiratorias o el hocico obstruido. A veces, la causa puede ser un poco de barro o un poco de césped u hoja que haya olfateado en el parque. Pero, además, puede que tenga ácaros, que son realmente molestos.

Artículos relacionados:

Síntomas del resfriado en perros

Alergias más comunes en perros y gatos

Perros,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *