El yaco, el loro más parlanchín


El yaco, o también conocido como loro gris africano, es una de las aves con más capacidad para hablar. Los yacos tienen muy buena memoria y pueden repetir unas 200 o 300 palabras.

Este loro, procedente del África central y occidental, es de tamaño mediano y su plumaje es de distintas tonalidades de gris, excepto la cola, de color rojo.

Miden entre 28 y 39 centímetros de longitud, y su peso oscila entre los 380 y los 600 gramos. Las hembras son algo más pequeñas que los machos. Muy longevos, su esperanza de vida es como la humana, de más de 70 años, y hay casos registrados de yacos que han vivido 100 años.

Antes de adquirir un yaco hay que tener en cuenta, además de su longevidad, que son mascota de una sola persona. Si en la casa habita una familia o compartes piso, verás que tu yaco sólo te trata bien a ti, y al resto o los ignora o, peor aún, directamente les pica. Por este motivo tampoco son recomendables para familias con niños ya que el pico del loro gris es muy fuerte, al igual que sus garras, y puede hacer daño a un niño de corta edad.

El yaco es muy inteligente y sensible. Necesita mucha atención y puede llegar a deprimirse si se siente poco atendido. Su memoria, su inteligencia y su capacidad para aprender palabras ha hecho que se realicen varios estudios sobre cognición animal con yacos, siendo el más conocido el “Animal Learning Experiment” realizado en Estados Unidos con un yaco al que se bautizó como las siglas del estudio, es decir, Alex.