Los obedientes y tranquilos gatos Ragdoll


Los gatos Ragdoll son obedientes, tranquilos y sumisos. Estos gatos son comparados muchas veces con un “muñeco de trapo” ya que cuando se relajan se dejan caer por completo. Tienen un cuerpo grande y su peso puede llegar a ser de más de 9 kilos (machos). Sus colores pueden ser muy diferentes: chocolate, crema, etc.

Tienen los ojos azules y una capa suave y aterciopelada de pelo que para que no pierda su brillo requiere de algunos cuidados. Estas mascotas son muy sociales y son muy felices cuanto más tiempo pasan con sus dueños. Les encantan los abrazos y acurrucarse. También, son capaces de socializar con otros gatos y otras mascotas, incluyendo perros. Recuerda que están destinados a ser gatos de interior debido a su naturaleza relajada y pasiva.
SEGUIR LEYENDO “Los obedientes y tranquilos gatos Ragdoll”

El gato Ragdoll


El Ragdoll es una raza de gato que nació en los Estados Unidos, donde es bastante popular como mascota, aunque en el resto del mundo es prácticamente un desconocido. Sin embargo el Ragdoll guarda muchas semejanzas con otras razas, como el Maine Coon, con el que comparte su gran tamaño o el Bosque de Noruega, con el que comparte su resistencia y fortaleza. Su nombre (muñeco de trapo en inglés) se debe a su gran docilidad y es que cuando se le coge en brazos se relaja de tal forma que parece una muñeco de trapo.

Musculado, fuerte y grande, de pelo semilargo en el Ragdoll destacan sus ojos azules y ovalados. Como sucede con otras razas de gatos grandes, el proceso de desarrollo del Ragdoll es lento, y no alcanza su tamaño y color definitivo hasta que cumple los tres o incluso los cuatro años. Los machos pueden alcanzar los 9 kilos de peso e incluso los 90 centímetros de longitud, mientras que las hembras rara vez alcanzan los 7 kilos.

Respecto a su carácter, el Ragdoll es muy dócil, sociable y hogareño, contradice todos los tópicos sobre la independencia de los gatos. El Ragdoll se comporta casi como un perro en cuanto a lo fiel y cariñoso que es. Además son unos animales muy tranquilos, que maúllan muy poco y son perfectos para una casa en la ciudad.

Para mantener bien su pelaje, lo más adecuado es cepillarlo una vez a la semana, excepto en época de muda, que deberá hacerse todos los días, y bañar al gato cada seis meses.

Los Ragdoll son de constitución fuerte y muy sanos, no tienden a ninguna enfermedad específica, sólo conviene controlar las bolas de pelo y proporcionarles para ello pienso específico o malta.