Lesiones en las patas de los gatos

pata de gato lesiones
¿Te has fijado alguna vez en las patas de tu gato? Pues habrás visto que incluyen unas almohadillas plantares gruesas y ásperas, las herramientas perfectas para poder caminar sobre superficies espinosas, ásperas y calientes, y amortiguar los saltos. Sin embargo, a pesar de ser resistentes, las almohadillas también son muy sensibles cuando se producen determinadas lesiones, por lo que deberás estar muy atento a si el felino camina correctamente.

Hoy en Animal Mascota te hablamos de las diferentes lesiones que los gatos pueden sufrir en sus patas. ¿Te gustaría acompañarnos?
SEGUIR LEYENDO “Lesiones en las patas de los gatos”

Cuida de las patas de tu perro en verano

cuidar patas perros verano
¿Eres consciente de que en verano deberás ofrecerle unos cuidados especiales a tu perro? Entre otras cosas, tendrás que evitar que tu mascota se queme las almohadillas de las patas con las aceras y el cemento, que durante esta época del año alcanzan temperaturas muy elevadas.

Para evitar este problema que puede provocar consecuencias graves en tu perro, te recomendamos que sigas los consejos que vamos a ofrecerte a continuación. ¡No te los pierdas!
SEGUIR LEYENDO “Cuida de las patas de tu perro en verano”

Problemas comunes en las patas de los perros

patas perro
La mayoría de los perros pasan mucho tiempo corriendo, saltando, jugando, etc. No es de extrañar, entonces, que los problemas en sus patas sean algo bastante común. Examina las patas de tu perro regularmente. Si lo haces de manera regular podrás ayudar a identificar problemas menores antes de que se conviertan en problemas más graves. Toma nota de los problemas más comunes:

Morder, lamer o masticar sus patas es a menudo un indicador de algún tipo de alergia. Tu veterinario puede ayudarte a determinar qué sustancias, son las que le producen ese problema.
SEGUIR LEYENDO “Problemas comunes en las patas de los perros”

Cuidados de las patas de perros y gatos


En el cuidado diario de nuestras mascotas muchas vece nos olvidamos de que las almohadillas, la parte de las patas que está en contacto con el suelo, necesita unos cuidados especiales para no resecarse y de ese modo evitar la aparición de grietas y heridas que podrían infectarse y suponer un problema para nuestro amigo.

Por ello, cuando volvamos de del paseo es aconsejable aplicarles un poco de aceite de almendras, que hidratará la piel y evitará la aparición de problemas en las almohadillas. Al hacerlo, debemos recordar que las almohadillas presentan muchas terminaciones nerviosas, lo que las vuelve muy sensibles y muchos animales se pondrán nerviosos cuando las revisamos o las hidratamos.

Si vemos que nuestro perro o gato cojean, debemos revisar estas almohadillas plantares y ver qué es lo que le está molestando. Lo haremos presionando suavemente tanto en las almohadillas como alrededor de ellas, para ver dónde le duele, aunque deberemos hacerlo con cuidado, porque si el dolor es muy intenso el animal puede reaccionar con agresividad.

Si hay una lesión, normalmente estará producida por objetos como vidrios, astillas de madera y quemaduras si el perro camina constantemente por la carretera. Si observamos que nuestro perro o gato se lame repetidamente las almohadillas y las mordisquea, deberemos llevarlo inmediatamente al veterinario, ya que pueden llegar a producirse úlceras con esta conducta.

Problemas en las almohadillas de los perros

almohadillas perro
Las patas y las almohadillas de los perros son muy duras ¿verdad? Pues bien, de todas formas debes tener presente que estos “cojines” se pueden lesionar al pisar algo afilado o por andar en un suelo demasiado caliente. Un pavimento al rojo vivo, la arena, un metal, etc. pueden lesionar seriamente a tu mascota.

Sus almohadillas son muy resistentes y son capaces de permitirle andar todo el año durante cualquier estación pero debemos prestar a tención a sus indicaciones de que algo les pasa en sus patas:

Cojear o negarse a caminar de manera constante
– Lamerse o morderse las patas, sobre todo por la zona de las almohadillas. Esto también puede ser un síntoma de algún tipo de alergia.
– Cambio de color en sus almohadillas. Suelen enrojecerse fácilmente.
– Aparición de incómodas y desagradables ampollas

Si te das cuenta de que tu mascota tiene las almohadillas dañadas debes llevarla, tan pronto como te sea posible al veterinario. Las quemaduras o cualquier tipo de herida, pueden provocar una infección rápidamente. El veterinario será quien determine si el animal debe tomar algún tipo de antibiótico. Si no puedes llevarlo inmediatamente al médico, puedes hacer lo siguiente:

– Asegúrate de que se encuentra en una zona dónde sus patas no se dañarán más. Mételo dentro de la casa o asegúrate que está sobre hierba fresca.
Enjuágale la zona afectada con agua fría y ponle compresas frías.

En las tiendas especializadas, podrás encontrar diferentes modelos de botas o calcetines para perros que les ayudarán a mantener sus patas más seguras.

Cuidar las patas de tu perro

Las patas de nuestro perro se deben de cuidar ya que su cuerpo depende de ellas. Te damos unos consejos para cuidar las uñas y almohadillas de tu perro. Seguro que te lo agradecerá y se sentirás más feliz.


Primero coloca a tu perro sobre una superficie en la que no deslice y deja que se acomode sin forzarlo.


Muéstrale tu cariño y caricias para tranquilizarlo, eso le dará la confianza necesaria para que puedas revisarle las patas detenidamente. Cuando tu mascota se haya relajado y descanse, dale un vistazo a todo su cuerpo.


Con una gasa mojada con agua, limpia cuidadosamente entre los dedos y quita toda la suciedad que esté adherida a la piel. Para este te recomendamos paciencia, pues seguro que no se está quieto.


Si el perro tiene el pelo muy largo, recórtale los extremos enredados con una tijera de punta redondeada para no hacerle daño. También es recomendable cortarle el pelo que va rozando con el suelo, así se ensuciará memos.


Si encuentras grietas, heridas u otras lesiones en las almohadillas, límpialas con agua oxigenada y consulta a un veterinario en caso de que veas que se le pueda infectar.


Córtale las uñas con un cortaúñas especial para perros. Hazlo sólo en las puntas, pues en su interior tiene venas y si le cortas mucho le puedes hacer daño. En las extremidades tienen muchas terminales nerviosas.


Con una lima canina, alisa los bordes de las uñas quitando las asperezas e irregularidades para que luego no se haga daño cuando se rasque.


Al terminar el corte, hidrátale las almohadillas de las patas frotándolas suavemente con una gasa untada en aceite de oliva virgen.


Procura que tu mascota ande no sólo sobre superficies blandas, sino también sobre superficies duras que le ayudarán a desgastar las uñas naturalmente.

Problemas en las patas y pezuñas de los perros


La mayoría de los perros pasan mucho tiempo corriendo, saltando, retozando y, en general, haciendo de todo con sus patas. No es de extrañar, entonces, que los problemas en estas y en su pezuñas sean bastante comunes. Examina las patas de tu perro regularmente. Debes tomar esta rutina como un chequeo preventivo que ayudará mucho a tu amigo. Si lo haces, puedes ayudar a identificar problemas menores antes de que sean más graves y más costosos. Aquí tienes una pequeña lista de los problemas más comunes que pueden sufrir los perros en sus patas:

– Morder, lamer o masticarse la zona a menudo puede indicar algún tipo de alergia. Tu veterinario será el encargado de ayudarte a determinar qué es lo que exactamente se la produce.

Roturas o fracturas. Estas se pueden producir cuando el animal se engancha con algo o simplemente pisa en algún sitio inadecuado para sus pezuñas. Este problema, suele ser excesivamente doloroso y la uña debe ser extirpada completamente, en muchos de los casos, por el veterinario. No debes intentar hacerlo tú. Con el tiempo la uña volverá a crecer a menos que el trauma en el lecho de la uña fuera demasiado severo.

Cortes en la pata. Los perros corren y pisan en cualquier tipo de terreno, por lo que los cortes pueden ser bastante habituales una corte no es poco común. Se deben lavar bien las zonas afectadas y aplicar alguna crema antiséptica. Coloca un poco de gasa alrededor de la pata y cúbrala bastante para que no se le quite demasiado pronto.