Características y cuidados del pez globo
Uno de los habitantes marinos con peor carácter es el pez globo. Perteneciente a la familia de los Tetraodontidae, sus espinas y su capacidad de hincharse como una pelota en los momentos en los que se siente atacado por algún depredador lo hacen único, pero también algo peligroso. Este sistema de defensa se completa con el uso de una sustancia extremadamente venenosa. Tal es el grado de toxicidad de la sustancia que segrega el pez globo que se está estudiando emplearla como analgésico en pacientes de cáncer.

Muy ágil, veloz y vistoso, de color amarillo o verde parduzco con manchas negras en forma de puntos, el pez globo es un ejemplar muy llamativo. Sin embargo, se recomienda que viva solo, en un acuario o pecera sin nadie más. Los otros ejemplares podrían ser devorados por el pez globo, que no se para ni siquiera ante otros de su misma especie.

El espacio es un requisito fundamental para su desarrollo, así como una temperatura tropical acorde a sus necesidades: entre los 22 y 26º C.

Cuando se siente amenazado, el pez globo reacciona tragando agua con lo que aumenta su volumen hasta convertirse en una pelota, así no podrá entrar en la boca de sus enemigos. Si el atacante consigue pillar desprevenido al pez globo y lo engulle antes de que se infle, la carne del pez globo contiene un veneno mortal llamado tetrodotoxina.

Pese al veneno, el pez globo es un sabroso manjar en Japón. La intoxicación por pez globo o ‘fuguismo’ es un problema continuo para Japón. Cortar y cocinar el ‘fugu’ debe recaer en las manos de expertos que posean un certificado.

El pez globo puede adaptarse con cierta dificultad a la comida seca, pero lo ideal es alimentarlo con caracoles o gusanos.