Un nuevo canario en la jaula


Cualquiera pensaría que esos encantadores canarios no representan cuidado alguno a la hora de aumentar el número de compañeros en la jaula. Aunque los canarios suelen ser animales tranquilos, con buen carácter y amigables, no lo son tanto cuando entra un nuevo compañero. Se deben tomar precauciones con los canarios que ya viven en el lugar que tienen designado.

Los canarios pueden llegar a ignorar tanto al nuevo miembro de la familia que este puede entristecerse demasiado y llegar a ponerse enfermo. Lo importante es ir dando a conocer al nuevo huésped de manera gradual. Cuando adquieras otro canario se le debe comprar otra jaula para que permanezca en ella un par de días o como mucho una semana para que los otros pájaros le vayan conociendo visualmente.

Lo mejor es poner una jaula enfrente de la otra pero no tan cercanas que puedan interactuar de manera negativa llegando a picotearse. Se debe dejar a los animalitos que vayan viéndose. Con este contacto visual, cuando lo cambies de jaula no será un completo desconocido para ellos. Si sueles dejar a tus canarios libres para que vuelen en una habitación, incluye también al nuevo.

Otra opción que algunos criadores toman es la de cambiar toda la apariencia de la jaula. Al cambiar el aspecto e introducir a todos a la vez, no se sorprenderán tanto de la aparición de un nuevo “amigo” ya que estarán más entretenidos con las novedades de su jaula. De todas formas también es recomendable echarles un vistazo por que cualquiera de ellos puede comportarse de alguna manera inapropiada cuando menos lo esperemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *