¿Tiene mi perro braquicefalea?

braquicefalea
Si el perro tiene problemas para respirar, se puede pensar que tiene braquicefalia. Un problema que afecta principalmente a las vías respiratorias del can, aunque sus afecciones pueden ser mucho mayores. Un motivo por el que es importante detectar los principales síntomas a tiempo para intentar remediar en la medida de lo posible todas sus consecuencias y efectos sobre la salud.

Qué es

La braquicefalia está relacionada con aquellas razas de perro que tienen un cráneo y, en concreto, una cara y una nariz más cortas o bien aplastadas. Normalmente, son todos aquellos perros que tiene una cara chata.

También se observa en ellos que el diámetro de sus orificios nasales es más reducido que en otras razas de perro, aparte de producirse algunas malformaciones.

Todo ello hace que estás mascotas sean propensas a la braquicefalia e, incluso, tengan un junto de patologías, que se conocen como síndrome braquicefálico.

braquicefalea
Por estas características, normalmente, la braquicefalia afecta más a unas razas de perro que a otras. Entre las más propensas, está el Bulldog inglés y el francés, el Boston Terrier, el Pekinés, el Carlino, el Bóxer, el Chihuahua o el Mastín Inglés.

En estas razas, es habitual que se detecten una serie de anomalías físicas, que se centran sobre todo en el alargamiento del paladar blando hacia la parte posterior de su garganta, llegando incluso a obstruir las vías respiratorias.

También se observa un estrechamiento de los orificios nasales, aparte de percibirse con la exploración veterinaria una disminución del diámetro y tamaño de la tráquea entre otros posibles síntomas.

Consecuencias de la braquicefalia

Por todo este conjunto de síntomas, lo más habitual es que el perro tenga problemas para respirar, sonando fuerte su respiración al tener que hacer un mayor esfuerzo para ello. De hecho, es frecuente que jadeen de forma continuada, aparte de notarse como un carraspeo producido por las flemas.

Pero, además de estos problemas respiratorios, también se pueden presentar otras anomalías como la inflamación de la laringe y faringe, unas amígdalas que sobresalen más de lo habitual, una peor ventilación en los orificios nasales, lagrimeo constante, conjuntivitis y dificultades para la regulación de la temperatura corporal, entre otras posibles afecciones.

Artículos relacionados:

Las razas de mascotas más propensas a las alergias primaverales

Las razas de perro que soportan mejor el calor

Enfermedades, Perros,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *