Solucionar la obesidad de tu mascota

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Más del 50% de los perros y los gatos sufren sobrepeso. Un animal gordo resulta chistoso, pero hay que tener cuidado, la acumulación de grasa corporal deteriora las funciones del organismo de tu mascota y le provoca serios problemas de salud. Tiene mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, dificultades respiratorias, artritis o diabetes.

Como siempre, el primer paso es la prevención. Cuando llega a casa un cachorro, no caigas en mimarlo dándole constantemente sobras de tu comida. Acostúmbralo a tomar sólo pienso y muy de vez en cuando alguna golosina. El sobrepeso tiene que ver, generalmente, con una excesiva ración de comida diaria sumado a una escasa o nula actividad física. Aunque, a veces, es posible que se deba a dificultades de tipo endocrino.

Hay razas más propensas a engordar como el Cocker Spaniel, el Labrador Retriever y los Dachshunds. Las hembras y los animales que han sido castrados tienden a la obesidad. Si tu mascota ha cogido unos kilos de más, sigue estos consejos:

• Elimina las golosinas o las sobras de comida.

• Mide la cantidad de alimento que ofreces diariamente a tu animal. Normalmente, a un perro obeso se le debe reducir la ración en un 60% o 75% de su consumo normal, aunque debe ser el veterinario quien decida, ya que depende de las condiciones del animal.

• Elige alimento seco para animales, es más equilibrado y menos rico en grasas.

• Muchas marcas ofrecen pienso específico para el control de peso. Contienen una vitamina hidrosoluble que favorece la conversión de grasa en energía.

• La actividad física es fundamental. Si tienes perro, aumenta poco a poco el tiempo de paseo. Si tienes un gato, juega con él, hazle correr por la casa.

Recuerda: no es un problema estético, sino de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *