Perros menores de un año de edad: consejos para su buena alimentación

cachorros
En más de una ocasión, hemos hablado de la importancia de una buena alimentación en la mascota. Sin embargo, hay que tener en cuenta que sus necesidades, como sucede con el resto de cuidados, van cambiando en función de su edad. En esta ocasión, nos vamos a centrar en cómo hay que alimentar a un perro que tiene menos de un año de edad. Es una etapa en la que la alimentación es especialmente clave para garantizar su desarrollo correcto de cara a alcanzar la edad adulta y preservar su salud y bienestar.

La leche

La alimentación de un perro de menos de un año de edad es especialmente delicada, puesto que es una etapa en la que coincide con la no ingesta de alimentos sólidos, aunque tampoco es bueno que todo lo que coma sea leche.

Y, aunque siempre hay que seguir las pautas del veterinario, se pueden dar una serie de consejos orientativos para alimentar bien a nuestra mascota. Evidentemente, el perrito nada más nacer se alimenta solo de la leche materna. Es un alimento clave y el único durante sus tres primeras semanas de vida.

No obstante, si el perro ha sido separado de la madre, se le puede alimentar con leche prescrita por un veterinario para lo que es de ayuda utilizar un biberón. Es especialmente importante que la leche sea recomendada por el veterinario, no siendo aconsejable darle leche de vaca por su alto contenido en lactosa y que podría derivar en una reacción alérgica.

cachorros

Comida sólida

Pasadas esas tres primeras semanas de vida, el perro ya puede ir comiendo alimento sólido. Es una comida que se debe introducir de manera progresiva porque el cachorro debería seguir tomando leche hasta los dos meses de vida.

En este período, se pueden dar papillas que sean fáciles de masticar y digerir y que estén realizadas con pienso –la cantidad variará según su tamaño, peso y raza, entre otros factores-, y leche o agua.

Es mejor darle pequeñas tomas varias veces al día para que pueda hacer una mejor digestión y evitar la hinchazón estomacal y que se produzcan los episodios de diarrea con mayor frecuencia.

Una vez ya dejada la leche materna y las papillas –suele coincidir con los dos meses de edad-, se pasa a los alimentos sólidos con pienso de calidad, siendo importante hacer caso de las pautas del veterinario para elegir el más indicado. Es un pienso que, además, comerá hasta aproximadamente el año de edad, momento en el que se introduce el pienso de perro adulto.

Artículos relacionados:

Mascotas senior: ¿qué alimentación necesitan?

Alimentación saludable para perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *