La incubación y el crecimiento de los polluelos


Si tienes pájaros, macho y hembra, es cuestión de tiempo que se apareen y tengan polluelos. Para que el desarrollo de éstos sea óptimo hay que tener en cuenta algunos detalles:

Problemas entre macho y hembra
Durante el proceso de incubación es normal que la hembra atienda completamente a sus instintos maternales. Tanto, que no hace ni caso al macho, cuyo instinto lo lleva a querer aparearse de nuevo. Si el macho es muy insistente y llega a molestar a la madre y los polluelos, debes apartarlo y meterlo en otra jaula. La jaula puede estar cerca, para que macho y hembra se sigan viendo y oyendo.

– El nacimiento de los polluelos
Podemos ayudar a que los polluelos salgan del cascarón humedeciendo éste con agua al final de la época de incubación. Nunca debemos tocar con nuestras manos los huevos, ni romperlos, son muy frágiles y es fácil acabar haciendo daño al polluelo.

– Los primeros días de los polluelos
Observa cómo se desarrollan los polluelos, deben seguir estas pautas y, si no lo hacen, o se retrasan demasiado en su proceso de crecimiento, acude al veterinario. Cuando son recién nacidos sólo podrán estirar el cuello y abrir el pico para que les den de comer. Pasada una semana o 5 días empezarán a abrir los ojos y, un par de días después, empezarán a hacer sus heces fuera del nido. Casi dos semanas después de su nacimiento, aparecerán las primeras plumas en los polluelos y, poco después se aventurarán a salir del nido.

Independencia de los polluelos
Pasado un mes (aproximadamente), los polluelos ya están listos para ser independientes, ya salen del nido sin problema, se alimentan solos y, si la jaula no es lo suficientemente grande para todos, puedes colocarlos en otra jaula, ya no necesitan a su madre.

Enfermedades más comunes de la iguana


Como con cualquier mascota, la mejor forma de asegurarnos de la buena salud de nuestra iguana es observándola. Si deja de comer, tiene mucosidad en la boca o la nariz, respira con dificultad o sus miembros están entumecidos, es probable que esté enferma. Estas son algunas de las enfermedades más habituales en las iguanas:

Parásitos
Pueden ser internos o externos. Los parásitos internos provocan falta de apetito, no suelen implicar gravedad. Más problemáticos son los parásitos externos, en general ácaros que ocupan la boca y los ojos de la iguana. Para eliminarlos hay que usar acaricidas.

Infecciones cutáneas
Se producen por exceso de humedad o falta de higiene. Hay que lavar con cuidado la zona de piel afectada y, para evitar que vuelva a suceder, mejorar las condiciones del terrario.

Falta de calcio
Las iguanas tienden a padecer una enfermedad en su metabolismo que les impide absorber bien el calcio. Los síntomas de esta enfermedad son la inflamación de las patas traseras de la iguana. Para evitarlo basta con añadir calcio en polvo a la dieta de nuestra iguana.

Quemaduras
A veces, por accidente, nuestra iguana puede acercarse demasiado a la fuente de calor del terrario y quemarse. Observa bien la quemadura, si es pequeña se curará por sí misma, pero si es grave debes llevar a tu iguana al veterinario.

Infecciones respiratorias
Si tu iguana tiene mucosidad, los ojos cerrados y problemas para respirar bien, es probable que tenga una infección respiratoria. Debes reaccionar rápido e ir al veterinario, pues las iguanas son muy sensibles a esta enfermedad que, además, es contagiosa. Para evitarla, lo mejor es aumentar la temperatura del terrario.

La alimentación de los patos


Si decides tener un pato como mascota, debes tener en cuenta que va a necesitar una dieta variada. La base de esta dieta es el pienso específico para aves de corral o una mezcla de semillas a la que se pueden añadir frutas y verduras.

Los vegetales los puede tomar con agua, así si queremos darle unas hojas de lechuga (también podemos proporcionarle alfalfa o manzanas) éstas las podemos lavar y colocar en un bebedero con agua. El pato se lo comerá sin ningún problema y probablemente al rato defecará en ese mismo agua. No intentes corregir ese hábito, es totalmente instintivo y natural en los patos. Piensa que en su hábitat natural, los lagos y charcas, los patos se pasan el día nadando y mientras nadan, también defecan. Lo que sí debes hacer, por supuesto, es cambiar el agua en cuanto esté sucia.
SEGUIR LEYENDO «La alimentación de los patos»

Tener un pato como mascota


Todos de niños hemos deseado comprar un patito o un pollito como los que venden en los mercadillos. Si estás buscando un animal diferente o siempre quisiste adoptar a un pato, primero ten en cuenta que va a crecer y perderá parte del encanto de cuando es una cría. En definitiva, se trata de hacer una compra responsable y no arrepentirse pasado un tiempo.

Los patos son aves acuáticas y disfrutan del contacto del agua, pero cuando son crías debemos ser cuidadosos. Son animales frágiles y el agua no debe estar demasiado fría. También hay que garantizar que después del baño podrá refugiarse en un sitio cálido, pues la naturaleza lo que haría es esconderse bajo el ala de su madre.

Otro aspecto fundamental para el pato es el nido, un refugio cálido y a salvo de las corrientes de aire. Para construirlo sirve una manta sobre la que podemos colocar un foco de luz o una bolsa de agua caliente. Cuando el pato crezca y sea adulto, hay que proporcionarle un nido mayor, que puede ser una caja de madera con paja en su interior.

Durante los primeros meses el patito querrá estar acompañado siempre. Son animales acostumbrados a estar en grupo y en la naturaleza estar solos equivale a peligro. Pronto el patito elegirá a una persona de la casa (seguramente quien más se esté ocupando de él) y le seguirá a todas partes.

La sociabilidad de los patos hace que pueda convivir bien no sólo con el hombre, sino también con otros animales de granja como gallinas, ocas o incluso con perros y gatos. Sin embargo hay que tener cuidado, si tu perro es adulto y llegas a casa con un patito, es muy probable que quiera comérselo.

Enfermedades más habituales de los canarios


La prevención, la higiene y la buena alimentación son las claves para que nuestras mascotas estén sanas. Sin embargo, cuanto más sepamos de las enfermedades a las que son propensos nuestras mascotas, en este caso, los canarios, más rápido y mejor podremos reaccionar:

Coccidosis, sus síntomas son: diarrea, pérdida de peso y cierto flujo de baba por el pico del canario. Es una enfermedad muy grave que puede provocar la muerte en cuatro días. La causa la ingestión de agua contaminada por otros animales enfermos. Se debe visitar al veterinario en cuanto aparezcan los síntomas para curar al canario de inmediato.

Inflamación intestinal, si el pájaro está inapetente, débil, duerme más de lo normal y bebe mucha agua puede deberse a una inflamación del intestino, provocado por el mal estado de su comida. Los antibióticos curan esta enfermedad.

Muda de las plumas fuera de la época estival, se debe a falta de higiene en la jaula. Se debe administrar al canario un polivitamínico en su agua para que no pierda más plumas.

Colibacilosis, sus síntomas son diarrea, somnolencia y falta de apetito. Enfermedad grave por la que mueren la mitad de los pájaros afectados, hay que reaccionar rápido y llevar al canario al veterinario que, probablemente, recete estreptomicina para curarlo.

Pulmonía, si el canario respira con dificultad o con el pico abierto, tiene mucosidad y está apático puede que padezca esta enfermedad. Para prevenirla, hay que colocar la jaula en un lugar protegido de las corrientes de aire. Para curar la pulmonía, hay que dar calor al canario, además de vitaminas y antibióticos que recetará el veterinario.

– Difteria, las plumas en mal estado, la diarrea, problemas respiratorios y aparición de espuma en el pico son síntomas de esta grave y contagiosa enfermedad. Hay que aislar al pájaro e inmediatamente llamar al veterinario.

Las caídas de los gatos


Dice el mito que los gatos tienen 7 vidas y que siempre caen de pie. Pero que caigan siempre de pie no significa que no se hagan daño. Una de las primeras preguntas que hacen los veterinarios al dueño de un gato es, precisamente, a qué altura vive y si su balcón o terraza están cerrados. Y es que los veterinarios conocen muchos casos de gatos malheridos por caer de lo alto de los pisos donde viven.

Observa a tu gato, cuando ve pasar un pájaro o una mosca desaparece su habitual cuidado y aparece su instinto cazador. Muchos accidentes se producen precisamente porque un gato que toma el aire en una ventana abierta ve pasar una paloma y salta. La consecuencia pueden ser fracturas de huesos o daños en el tórax.

La caída es más grave cuanto menor sea la altura. Esto se debe a que cuando el gato siente la aceleración, reacciona cambiando su postura y estira las patas para amortiguar el impacto. Pero si la caída es desde, por ejemplo, un primer piso, no le da tiempo material para reaccionar.

La mejor forma de evitar estos accidentes es cerrando los accesos al exterior, bien usando una malla metálica en tus balcones, bien dejando las ventanas cerradas cuando el gato está cerca.

La alimentación del camaleón


El camaleón es unas de las mascotas más originales y especiales que pueden tenerse. Y no sólo por la particularidad que todos conocemos de su capacidad para camuflarse. Incluso los hábitos alimenticios de este animal son curiosos.

A veces puede parecer que el camaleón vive del aire. Es normal que pase mucho tiempo sin que le veamos comer. No hay que preocuparse, es algo común en ellos.

Su alimentación se basa en los insectos, especialmente grillos y langostas. Estos los puedes comprar en la misma tienda donde hayas adquirido a tu camaleón. Si allí no te los pueden proporcionar, seguro que te pueden dar información sobre dónde conseguirlos.

Has de ser cuidadoso e intentar no darle insectos que hayas cazado tú mismo en casa o la calle. No sabes en qué condiciones están, es muy probable que hayan sido expuestos a algún insecticida al que esos insectos ya están acostumbrados, pero tu camaleón no.

Puedes complementar la dieta de tu mascota con tenebrios, gusanos de seda o frutas como la pera o la manzana. Además puedes darle algún manjar especial como ratones recién nacidos o mantis religiosas. A estas últimas debes quitarles las pinzas.

También es muy recomendable comprar calcio y vitaminas en polvo, para que puedas espolvorearlos sobre la comida habitual de tu camaleón. Lo ideal es que administres el aporte de calcio cada 3 días y las vitaminas cada dos semanas.

Recuerda también que el camaleón necesita agua, pero no la bebe de la forma habitual, en un recipiente, sino con un pulverizador, que proporcionará la humedad necesaria al terrario. Con que acciones el pulverizados un par de veces al día, será suficiente.

La reproducción de los canarios


Todos los pájaros se reproducen en primavera, y lo mismo sucede con los canarios. Sin embargo, en cautividad las condiciones cambian y es posible la reproducción durante todo el año. Posible, pero no recomendable. Para la hembra es un proceso estresante y podría morir, por lo que si su canario macho es muy insistente y desea aparearse con ella constantemente, debe separarlos, colocándolos en dos jaulas distintas. Cuando llegue la primavera, puede volver a unir a macho y hembra en la misma jaula.
SEGUIR LEYENDO «La reproducción de los canarios»

Alimentos prohibidos para tu gato


Debemos ser cuidadosos con la alimentación que damos a nuestro gato. Puede que tu mascota sea un poco golosa, y maúlle lastimeramente cada vez que huele pechuga de pollo o pescado, pero no debes ceder. Muchos gatos tienen el estómago delicado y en su vejez pueden padecer trastornos graves si la alimentación que han recibido a lo largo de su vida no es la adecuada. Esta una lista resumida de aquello que debes evitar:

Comida para perros, los gatos tienen necesidades diferentes a los perros, toman más proteína y más vitamina A. Si tienes perro y gato y un día, excepcionalmente das comida para perro a tu gato porque no hay otra cosa, no pasa nada, pero no dejes nunca que se convierta en una costumbre.

Comida humana, alimentar a tu gato con sobras perjudica a tu gato, ya que no le proporciona los nutrientes que necesita. Además, se puede convertir en un hábito muy molesto para ti, así que intenta no acostumbrar a tu gato a probar de tu comida.

Chocolate, a los gatos también les gusta el chocolate, pero para ellos resulta mucho más pernicioso que para nosotros. Les produce deshidratación, diarrea e incluso vómitos. A largo plazo puede provocar hasta úlceras. El café y el también producen estos efectos, aunque seguro que tu gato no los huele con tanto interés como el chocolate.

Cebolla, produce anemia en los gatos. Su fuerte olor les resulta muy molesto, así que no tendrás que preocuparte por alejarlos de las cebollas, ellos solos lo harán.

Embutido curado, como el salchichón o incluso el jamón. A los gatos les gusta mucho su sabor pero es preferible darles embutido de pechuga de pavo o pollo.

El terrario del camaleón


Antes de adquirir un camaleón hay que preparar adecuadamente el terrario donde vivirá. Su temperatura, localización y composición son fundamentales para el bienestar del camaleón, puesto que va a pasar casi todo su tiempo dentro de él.

En primer lugar, hay que elegir o preparar un habitáculo para él. Los acuarios o los receptáculos de cristal no sirven. El camaleón se siente confuso al verse reflejado y además necesita habitar en un espacio que sea más alto que ancho. El terrario lo podemos conseguir en tiendas especializadas o construirlo nosotros mismos. Podemos adaptar una jaula y forrarla con malla metálica.

En segundo lugar, hay que buscar un buen sitio para el terrario, cerca de una ventana, para que el camaleón vea el sol y pueda metabolizarlo. Lo ideal es que esté a una temperatura constante de 25 grados, que sólo debería bajar unos seis grados por la noche. Esta diferencia térmica entre día y noche es importante para el camaleón, le ayuda a orientarse. Para conseguir esa temperatura podemos adquirir un fluorescente y colocarlo sobre el terrario.

Es muy importante que el terrario tenga plantas naturales. Sirven tanto para purificar el aire como para que el camaleón trepe por ellas. El ficus y la sheflera son buenas opciones. Hay que asegurarse de que están bien fijadas al suelo, ya que soportarán el peso del camaleón, que pasará casi todo el día subido a las plantas.

El suelo del terrario puede cubrirse con sustrato o con papel de periódico. El sustrato sujeta mejor las plantas y absorbe el olor de los excrementos del camaleón, pero también puede atraer las infecciones. El papel de periódico es una opción muy económica aunque afea un poco el terrario.

Con estos consejos lograrás que tu camaleón se adapte mejor a su nueva vida en tu casa.