Tener un pato como mascota


Todos de niños hemos deseado comprar un patito o un pollito como los que venden en los mercadillos. Si estás buscando un animal diferente o siempre quisiste adoptar a un pato, primero ten en cuenta que va a crecer y perderá parte del encanto de cuando es una cría. En definitiva, se trata de hacer una compra responsable y no arrepentirse pasado un tiempo.

Los patos son aves acuáticas y disfrutan del contacto del agua, pero cuando son crías debemos ser cuidadosos. Son animales frágiles y el agua no debe estar demasiado fría. También hay que garantizar que después del baño podrá refugiarse en un sitio cálido, pues la naturaleza lo que haría es esconderse bajo el ala de su madre.

Otro aspecto fundamental para el pato es el nido, un refugio cálido y a salvo de las corrientes de aire. Para construirlo sirve una manta sobre la que podemos colocar un foco de luz o una bolsa de agua caliente. Cuando el pato crezca y sea adulto, hay que proporcionarle un nido mayor, que puede ser una caja de madera con paja en su interior.

Durante los primeros meses el patito querrá estar acompañado siempre. Son animales acostumbrados a estar en grupo y en la naturaleza estar solos equivale a peligro. Pronto el patito elegirá a una persona de la casa (seguramente quien más se esté ocupando de él) y le seguirá a todas partes.

La sociabilidad de los patos hace que pueda convivir bien no sólo con el hombre, sino también con otros animales de granja como gallinas, ocas o incluso con perros y gatos. Sin embargo hay que tener cuidado, si tu perro es adulto y llegas a casa con un patito, es muy probable que quiera comérselo.

Las caídas de los gatos


Dice el mito que los gatos tienen 7 vidas y que siempre caen de pie. Pero que caigan siempre de pie no significa que no se hagan daño. Una de las primeras preguntas que hacen los veterinarios al dueño de un gato es, precisamente, a qué altura vive y si su balcón o terraza están cerrados. Y es que los veterinarios conocen muchos casos de gatos malheridos por caer de lo alto de los pisos donde viven.

Observa a tu gato, cuando ve pasar un pájaro o una mosca desaparece su habitual cuidado y aparece su instinto cazador. Muchos accidentes se producen precisamente porque un gato que toma el aire en una ventana abierta ve pasar una paloma y salta. La consecuencia pueden ser fracturas de huesos o daños en el tórax.

La caída es más grave cuanto menor sea la altura. Esto se debe a que cuando el gato siente la aceleración, reacciona cambiando su postura y estira las patas para amortiguar el impacto. Pero si la caída es desde, por ejemplo, un primer piso, no le da tiempo material para reaccionar.

La mejor forma de evitar estos accidentes es cerrando los accesos al exterior, bien usando una malla metálica en tus balcones, bien dejando las ventanas cerradas cuando el gato está cerca.

La reproducción de los canarios


Todos los pájaros se reproducen en primavera, y lo mismo sucede con los canarios. Sin embargo, en cautividad las condiciones cambian y es posible la reproducción durante todo el año. Posible, pero no recomendable. Para la hembra es un proceso estresante y podría morir, por lo que si su canario macho es muy insistente y desea aparearse con ella constantemente, debe separarlos, colocándolos en dos jaulas distintas. Cuando llegue la primavera, puede volver a unir a macho y hembra en la misma jaula.
SEGUIR LEYENDO «La reproducción de los canarios»

El terrario del camaleón


Antes de adquirir un camaleón hay que preparar adecuadamente el terrario donde vivirá. Su temperatura, localización y composición son fundamentales para el bienestar del camaleón, puesto que va a pasar casi todo su tiempo dentro de él.

En primer lugar, hay que elegir o preparar un habitáculo para él. Los acuarios o los receptáculos de cristal no sirven. El camaleón se siente confuso al verse reflejado y además necesita habitar en un espacio que sea más alto que ancho. El terrario lo podemos conseguir en tiendas especializadas o construirlo nosotros mismos. Podemos adaptar una jaula y forrarla con malla metálica.

En segundo lugar, hay que buscar un buen sitio para el terrario, cerca de una ventana, para que el camaleón vea el sol y pueda metabolizarlo. Lo ideal es que esté a una temperatura constante de 25 grados, que sólo debería bajar unos seis grados por la noche. Esta diferencia térmica entre día y noche es importante para el camaleón, le ayuda a orientarse. Para conseguir esa temperatura podemos adquirir un fluorescente y colocarlo sobre el terrario.

Es muy importante que el terrario tenga plantas naturales. Sirven tanto para purificar el aire como para que el camaleón trepe por ellas. El ficus y la sheflera son buenas opciones. Hay que asegurarse de que están bien fijadas al suelo, ya que soportarán el peso del camaleón, que pasará casi todo el día subido a las plantas.

El suelo del terrario puede cubrirse con sustrato o con papel de periódico. El sustrato sujeta mejor las plantas y absorbe el olor de los excrementos del camaleón, pero también puede atraer las infecciones. El papel de periódico es una opción muy económica aunque afea un poco el terrario.

Con estos consejos lograrás que tu camaleón se adapte mejor a su nueva vida en tu casa.

La vejez de los gatos


Un gato entra en la vejez a los 8 años, pero esto no es algo matemático. Según hayan sido sus condiciones de vida, el proceso degenerativo propio de la vejez puede retrasarse y hay gatos que no presentan síntomas de envejecimiento hasta los 10 años. Los hay muy longevos que consiguen superar hasta los 20 años, como el gato de la foto.

La vejez disminuye la vitalidad y aumenta la posibilidad de enfermar, siendo las dolencias más comunes la diabetes, los problemas dentales, anemia, obesidad, hipertensión, hipertiroidismo y enfermedades intestinales. Los síntomas de estas enfermedades a veces no son evidentes. Tu gato puede parecer sano y sin embargo estar enfermando. Cuando llegan a la vejez hay que hacerles chequeos completos una vez al año, en esos exámenes los veterinarios deben revisar los dientes, oídos, uñas y piel del gato.

Además, los gatos mayores deben vacunarse contra la leucemia felina, la rabia, la clamidiasis y la bordetelosis.

Cuidar la alimentación del gato es fundamental tanto para prevenir enfermedades como darle una mayor calidad de vida en su vejez. Conviene proporcionarle muchas raciones pequeñas de comida a lo largo del día. Los preparados secos (el pienso) son los mejores tanto para el estómago como para mantener limpios los dientes del gato. Aunque sea más caro, opta por el pienso de gama alta, más beneficioso para el estómago felino y muy especializado, lo hay para cachorros, para gatos viejos, para estómagos sensibles, etc. Si nuestro gato ya tiene la dentadura en mal estado, sólo le podremos dar alimentos blandos y cortados en trozos muy pequeños.

Los gatos mayores a veces pierden el control de la temperatura corporal, para que esto no desemboque en una deshidratación, debemos darle agua muy fría.

Cuidados básicos del erizo


En la mayoría de los países el erizo todavía no es una mascota muy popular. Uno de los problemas más graves que esto conlleva es que hay muy pocos veterinarios especializados en sus cuidados. Antes de adquirir un erizo, busca un veterinario en tu ciudad.

Las tiendas de animales, si venden erizos, también venden jaulas específicas para ellos. Si no las hay, puedes comprar un acuario rectangular, grande, con rejilla como tapadera, o bien jaulas de barrotes pero de suelo liso. Este habitáculo lo debemos colocar en un lugar cálido de la casa, lo ideal es que esté a una temperatura de unos 25 grados. Dentro colocaremos el comedero, el bebedero y también algunos juguetes para que el erizo haga el ejercicio que necesita. Deberemos limpiar y desinfectar la jaula una vez a la semana.

Además de la jaula, el erizo necesita un lugar donde hacer sus necesidades, otro para dormir y un tercero para refugiarse y esconderse. El refugio podemos construirlo nosotros mismos con una caja de cartón o una maceta vieja. También el espacio reservado como cama puede ser un lecho de heno o virutas.

Los erizos comen una vez al día. Todavía no hay comida específica para ellos en las tiendas, pero se les puede dar pienso para gatos complementado con trozos de pollo, pavo y frutas.

Su adaptación al nuevo hogar puede ser complicada, es un animal de naturaleza solitaria y un poco arisca, siendo los machos un poco más huraños que las hembras. Además no olvidemos que no es una mascota como tal, no ha sido domesticado.

Ten paciencia si las primeras semanas se hace una bola en cuanto te oye, sigue acercándote a él y dejando que te huela, poco a poco dejará que le toques, cogerá confianza y trepará por tu brazo.

Cuidados básicos del cerdo vietnamita


Ya te has decidido por una mascota, original y fuera de lo común: quieres un cerdo vietnamita. Pero, ¿cómo cuidarlo?

En primer lugar, ten en cuenta que hay que educarlo. Si su madre también se ha criado en un entorno rodeado de humanos, convivirá bien contigo, pero además hay que adiestrarlo. A veces son cabezotas y dado su peso pueden acabar destrozando la casa. Necesitan disciplina y que te impongas como el jefe que marca las reglas y los límites. Por supuesto, también debes felicitarle cuando se porte bien. Si los métodos típicos de educación para un perro no son suficientes para tu cerdito, no te preocupes, existen centros especializados en su adiestramiento.

Con el tiempo, tu cerdito se dejará acariciar, comerá de tu mano y estará en casa igual que un perro. Además les encanta salir a pasear y jugar. Y puedes perfectamente sacarlo con una correa. Al jugar con él, no le des la vuelta de forma que quede panza arriba. Esto no les gusta nada, les hace sentir amenazados y conseguirás que se enfade.

Los cerditos vietnamitas son omnívoros, es decir, comen de todo, existen compuestos de cereales que son los más adecuados para su alimentación, junto a hortalizas, frutas y verduras. Nunca les debemos dar pienso para cerdos, este producto está pensado para cebarlos y si cebamos al cerdito vietnamita engordará en exceso y no querrá ni moverse. La obesidad es un problema a tener en cuenta en estos animales. Entre su glotonería y su olfato, cuando tienen hambre son imparables y abren despensas, armarios… lo que sea.

Debes bañar a tu cerdito cada 3 o 4 meses, es necesario para la higiene y salud de su piel. También deberás desparasitarlo y vacunarlo en el veterinario.

Cuidados básicos del canario


Los pájaros son animales frágiles pero sus cuidados no son demasiado exigentes. En el día a día sólo hay que cambiar el agua, limpiar los bebederos y los recipientes de comida y alimentar al pájaro.

Cada dos o tres días, excepto en el verano, que debemos hacerlo todos los días, hay que preparar el baño del canario. Éste debe realizarse siempre en las horas más calurosas del día, y fijarse en que el agua esté a temperatura ambiente. Se coloca el recipiente del baño en el centro de la jaula durante una hora, luego lo retiramos.

La limpieza de la bandeja de la jaula debe hacerse semanalmente. Al igual que el cambio de arena y la limpieza de los palos. Una vez al mes debemos limpiar y lavar a fondo toda la jaula.

Con estas pautas tan sencillas nuestro canario tendrá la higiene y la alimentación aseguradas y en perfectas condiciones.

Pero hay que añadir algunos detalles más. Ciertos objetos de la casa pueden ser peligrosos para los pájaros, especialmente cuando le dejamos volar libremente por la habitación o por toda la casa. Antes de abrir la jaula hay que fijarse en que no haya hornillos, velas o chimeneas encendidas con las que pueda quemarse, ni plantas tóxicas para los pájaros a su alcance. Los lavabos, bañeras o fregaderos llenos de agua también pueden ser un peligro cuando el pájaro vuela libremente, ya que puede ahogarse en ellos. A veces los canarios se golpean contra los cristales porque creen que los pueden atravesar, así que es mejor dejarlos volar por una zona que carezca de espejos o cristales. Por supuesto, hay que cerrar ventanas y puertas al exterior para evitar que se escape.

Características del Goldfish


El Goldfish es, probablemente, uno de los peces más comunes en los acuarios. Fue de los primeros en ser criados para tal fin y ahora son tan populares que en inglés «goldfish» es sinónimo de pez mascota.

Conocido también como carpa dorada, pez rojo o carpín dorado (precisamente los tonos rojizos y dorados lo caracterizan), el goldfish es un pez originario de Asia y pertenece a la familia Carassius Auratus y existen multitud de variedades.

En libertad es un pez de unos 60 centímetros de longitud y unos tres kilos de peso, pero en los acuarios ni siquiera llegan al a mitad de esas medidas. Viven en aguas templadas con una temperatura de 14 a 30 grados.

Su popularidad, aparte de por su belleza, también se debe a su buen comportamiento. Dentro del acuario el goldfish es pacífico tanto con sus congéneres como con los de su propia especie. Le gusta curiosear y es normal verlo empujando la decoración del acuario, mordisqueando las plantas o removiendo las piedras del fondo. Especies como el musgo o el helecho de Java son las más adecuadas para usar como planta acuática en el acuario, el resto de especies no sobrevivirán, el goldfish acabará comiéndoselas.

Son peces longevos, que pueden llegar hasta los 10 años, aunque hay muchos factores que intervienen: la calidad del agua, la alimentación y también a qué variedad de carpa dorada pertenezca. Algunos ejemplares tienen tendencia a presentar problemas con su vejiga natatoria, es el órgano de flotación de los peces y cuando no funciona correctamente los peces nadan más lentamente.

El goldfish es omnívoro así que lo ideal, además de proporcionarle alimento seco, es darle trocitos de lechuga, coliflor, larva de mosquito, camarón… Puede que al principio el pez se muestre reticente a probar la nueva dieta, por desconfianza, pero acabará comiéndoselo todo.

Características y cuidados del pez payaso


El Pez Payaso, perteneciente a la familia Pomacentridae, más conocido por ser la especie protagonista de la película “Buscando a Nemo”. Se ha introducido en los acuarios marinos recientemente, procede de los arrecifes de coral del Indopacífico y vive en simbiosis con las anémonas, teóricamente una especie depredadora, de la que obtiene protección frente a posibles atacantes.

Esta clase de pez es fácil de obtener y posee un precio asequible, sus intensos colores rojo, rosa o naranja y blanco lo hacen muy vistoso, además de ser un regalo perfecto para los niños que lo reconocen por la película de Disney. Pero es una especie que requiere cuidados y no todos los aficionados son capaces de mantenerlo en buenas condiciones.

El pez payaso es carnívoro y necesita un aporte vegetal en su dieta. Su alimentación debería basarse en mejillones cocidos, pescado blanco, pulpo, gambas o langostinos, berberechos, acelga y espinaca cocida. Como complemento, podrías suministrarle comida seca, de primera calidad, artemia adulta y gusanos.

En el mar, los peces payaso persiguen a sus presas, por lo que para avivar su instinto de caza es recomendable distribuir la comida sin parar las corrientes de agua del acuario.

La reproducción de este pez obedece a la elevación de la temperatura del agua. En el acuario se puede inducir aumentando de forma gradual la temperatura hasta alcanzar los 28 ºC.

Si el acuario está demasiado poblado de depredadores que supongan una amenaza para los alevines, se pueden trasladar los huevos a un acuario diferente unos días antes de la eclosión. Los huevos nunca deberán entrar en contacto con el aire para evitar que se estropeen. En el otro acuario, se colocan encima de un difusor de burbujas finas, para que se bañen todos los huevos. De este modo, conseguirá que los alevines nazcan aún sin los cuidados paternales.