Qué hacer con nuestro acuario si nos vamos de vacaciones


Vayamos donde vayamos, un acuario evidentemente no podrá venir con nosotros en ningún caso. Llevarte tus peces no es tan fácil como llevarte un perro o un gato por poner algún ejemplo. Así pues tendremos que planificar los días que faltemos según las condiciones que tenga nuestro acuario. El agua, las especies que tengamos y el tamaño de estas son algunas de las cosas a tener en cuenta para planificar estos días que vamos a faltar.

En un principio si tenemos un acuario estable que funciona correctamente, no tendrá por qué sufrir demasiado durante nuestra ausencia. Como bien sabrás, muchas de las labores que realizas en tu acuario para mantenerlo las realizas cada varias semanas. Aún así, el día anterior de nuestra partida lo que sí es recomendable hacer es un cambio de agua. Además de controlar que todos los parámetros importantes sean correctos y que nuestros peces gozan de una buena salud.

Una vez que todo esté en orden lo siguiente es establecer un horario en un temporizador de luz para que este se encargue de encender y apagar según lo que le hayamos indicado. Respecto a la alimentación podremos prepararla de dos maneras. O bien utilizando alimentos especiales para vacaciones que suelen ser una bolas de lenta disolución, o comprar un alimentador automático que funcionará también con un temporizador, de tal forma que abrirá su compuerta las veces que le establezcamos y expulsará la cantidad marcada.

Aún así, si nuestro viaje es demasiado largo es recomendable que aún haciendo todo lo anterior, se pasase alguien por casa una o dos veces por semana para revisar que todo va correctamente, que los aparatos eléctricos siguen funcionando, y que no hay ningún animal muerto dentro de la pecera. Si esto último sucediera se estaría contaminando el agua al descomponerse el animal, por eso habría que quitarle cuanto antes.

Qué hacer durante el parto de nuestra perra


Tras 60 días aproximadamente de gestación llega el gran momento del parto de nuestra perra. ¿Qué debemos hacer? ¿Qué debemos saber? Durante las 24 horas anteriores al parto, es muy probable que nuestra mascota deambule intranquila por la casa, que jadeará un poco e incluso podrá tiritar. Es posible que intente escarbar en el suelo del jardín (en el caso de que tengamos) o en la alfombra por ejemplo. Está buscando un lugar seguro para tener a sus cachorritos. Lo único que tenemos que hacer nosotros hasta este momento es estar calmados y hablarle a ella para tranquilizarla también.
SEGUIR LEYENDO «Qué hacer durante el parto de nuestra perra»

Que hacer si a nuestro perro le da un golpe de calor


Con la llegada del verano y del calor, nuestros perros pueden sufrir más problemas de salud debido precisamente al aumento de las temperaturas en esta época del año. Uno de estos problemas de salud es precisamente los golpes de calor. Estos se suelen producir por ejemplo cuando habiendo temperaturas elevadas nuestras mascotas hacen ejercicio, o cuando les dejamos en lugares poco ventilados y calurosos.

Si ocurre algo de estas dos cosas, la temperatura corporal de nuestros perros aumentará más de lo que el sea capaz de controlar a través del jadeo. Es entonces cuando el animal comenzará a tener ciertas dificultades a la hora de respirar. Se encontrará aturdido, respirará muy rápido y separará las patas delanteras para facilitar que les entre más aire en los pulmones. Incluso si su temperatura llegara a sobrepasar los 42ºC, el animal podría empezar a vomitar e incluso entrar en estado de shock. Ante una situación así el animal podría morir.

Lo que nosotros debemos hacer ante un golpe de calor, es intentar bajarle rápidamente su temperatura. Para ello lo más eficaz es ducharle con agua fresca, pero no excesivamente fría. Una vez hecho esto deberemos acudir rápidamente al veterinario. El animal necesitará que se le inyecte inmediatamente suero y que se le ponga cierta medicación que le ayude a recuperar su estado normal.

Debemos saber que estas situaciones las podemos evitar fácilmente. Es muy importante evitar que nuestra mascota realice ejercicio en horas de excesivo calor. Tampoco debemos dejarles nunca dentro de lugares calurosos, como por ejemplo un coche, cuando las temperaturas ambientales son altas.

Cómo vaciar el acuario de nuestros peces


Los peces necesitan tener siempre su acuario limpio, y para poder limpiarlo a fondo es necesario que quitemos todo el agua del tanque para poder renovarla. Pero no hay nada más traumático para estos animales que salir del agua, así que tendremos que sacarles con cuidado de ella siguiendo una serie de pasos para no perjudicarles durante este vaciado del acuario. Estos pasos hay que seguirlos estrictamente, puesto que si no lo hacemos bien los peces pueden llegar a estresarse, algo que puede llevarles a la muerte.

Lo primero que hay que hacer entonces es sacar al pez o a los peces del acuario. Para ello lo mejor es ponerles en una bolsa de plástico llena de agua hasta la mitad aproximadamente. Una vez que estén en ellas lo mejor es dejar la bolsa en un lugar oscuro de la casa para evitar que se asusten y se agiten. Si ves que el vaciado del acuario te puede llevar más de una hora, no olvides añadir más oxígeno a la bolsa en la que están tus mascotas de vez en cuando.

Lo siguiente será sacar todas las plantas decorativas, conchas, corales y demás objetos que hayamos puesto para decorar nuestro acuario. Para evitar que se sequen los tendremos que poner en un barreño. Hecho esto, no deberemos lanzarnos de inmediato a limpiar el interior del tanque. En él habitan bacterias de las cuales algunas son necesarias para nuestros peces. Habrá que esperar unos diez días aproximadamente para poder limpiar tanto el filtro del acuario como los accesorios.

El agua salada nueva deberá estar preparada un día antes de que volvamos a meter a nuestros peces. Lo mejor es guardar el máximo agua posible que había en el acuario y mezclarla con este agua nueva. Además, cuando vayamos a devolver los animales al acuario tendremos que evitar que el agua que hay en las bolsas caiga al acuario.

Trucos para bañar a tu mascota


Normalmente los animales como los gatos y los perros suelen asearse ellos mismos cada día. Aún así, es aconsejable que les bañemos de vez en cuando. No va a resultar tarea fácil, ya que la mayoría de estos animales no se sienten muy a gusto en el agua, aunque siempre podrá haber alguna excepción. Pero como estas excepciones no pasan muy a menudo te mostramos a continuación algunos consejos que puedes tener en cuenta a la hora de preparar el baño para tu mascota.

En primer lugar el agua con el que laves al animal no deberá estar muy caliente, como máximo 30º. Pero tampoco deberá ser agua fría, ya que tu mascota podría coger frío al sacarle del baño. El champú que utilices para ello debe ser un champú especial para animales, ya que como es lógico ellos no tienen ni el mismo pelo ni la misma piel que nosotros. Estos champús son muy fáciles de encontrar. En veterinarios, farmacias veterinarias y tiendas de animales los encontrarás seguro.

Es muy importante que cuando el animal ya esté en el agua, esta no le entre por sus orejas. Los gatos y los perros son unos animales con unos oídos muy sensibles. Es por ello por lo que deben protegerse con especial cuidado. De hecho el propio animal intentará cubrirse de alguna manera para evitar que le entre el agua. Tú debes ayudarle a ello.

Una vez que ya hayamos enjabonado y aclarado a nuestra mascota, lo siguiente será escurrirle un poco su pelaje para evitar que al sacarle del baño su pelo no chorree agua. Podrás secarle un poco con una toalla, aunque ellos también se sacudirán fuertemente para quitarse todo el agua posible. Es importante además que intentemos secarles lo mejor posible pues al estar mojados se vuelven más sensible y podría resfriarse con mayor facilidad.

Prepara la casa para una mascota


>Hay una serie de consejos prácticos que conviene que tengamos en cuenta si queremos traer una nueva mascota a casa. Es conveniente seguir una serie de pasos para evitarnos problemas futuros. Lo primero que tenemos que hacer es marcar unas normas. Tiene que quedar bien claro quién se hará cargo de cada uno de los cuidados que necesite nuestra nueva mascota. Y habrá que decidir también a qué zonas de la casa podrá tener acceso el nuevo miembro de la familia.
SEGUIR LEYENDO «Prepara la casa para una mascota»

El acuario de nuestras tortugas


Hay varios elementos básicos que hay que tener en cuenta a la hora preparar un perfecto acuario para nuestras tortugas. Es imprescindible que este se encuentre en perfecto estado para mantener la buena salud de nuestras mascotas.

En primer lugar debemos saber que hay una gran variedad de acuarios. Difieren en formas, tamaños y estilos. Podemos elegir cualquiera pero siempre teniendo en cuenta que el acuario sea lo mas grande posible, ya que nuestra tortuga crecerá. Si compramos uno considerablemente grande nos evitaremos tener que estar pendientes de comprar otro según el animal vaya creciendo. Es además muy importante que nos fijemos en que el acuario haya sido elaborado con silicona inocua, la cual no afectará a la salud de nuestros animales. Además debe tener rampas en las que el animal pueda descansar.

Es importante tener en cuenta que las tortugas necesitan mucho calor para poder mantener sus funciones vitales. Por ello es necesario que el hábitat en el que las coloquemos tenga sitios tanto de sombra como soleados. Normalmente la temperatura del agua oscilará entre los 20º y los 28º, pero esta dependerá también del tipo de tortuga que tengamos. Para calcular la temperatura necesitamos saber cuantos litros de agua tiene nuestro acuario. ¿Cómo calculamos esa cantidad? Multiplicando el largo por el alto y por la profundidad, y dividiéndolo todo ello ente 1000. Una vez calculado esto, lo multiplicaremos por 0.5, y de esta forma obtendremos la regulación necesaria para nuestro calentador.

Para controlar la temperatura que tiene nuestro acuario, lo más práctico es emplear termómetros. Son muy baratos y además existen tanto para interiores como para exteriores. Habrá que controlar con ellos diariamente que la temperatura del agua es la adecuada, y nos permitirá saber si nos hace falta regular o no el calentador hasta alcanzar la temperatura deseada.

Cómo evitar pulgas en nuestras mascotas


Las pulgas son una pesadilla para las mascotas, pero nosotros podemos ayudarles. Para prevenir las pulgas en nuestras mascotas hay ciertos productos que evitan que estas piquen o lleguen a reproducirse. Estos productos únicamente podrás conseguirlos a través del veterinario, ya que constituyen tratamientos que se administran una vez al mes por vía oral o tópica.

Siempre es recomendable tener la opinión de un veterinario sobre el estado del animal. Aún así, además de este tratamiento que pueda prescribirnos para nuestra mascota, existen otros muchos métodos alternativos a estos tratamientos que nos permiten tanto prevenir como controlar las pulgas en caso de contagio.

Uno de estos métodos es darle baños en los que habrá que eliminar el mayor número de pulgas posible. Existen muchos champús especiales para aplicarles en este tipo de baños. Existen también aerosoles especiales, así como collares y peines que nos ayudarán a eliminar estos pequeños bichitos de nuestra mascota. Únicamente con estos últimos métodos, no podremos solucionar el problema, ya que estos son remedios a corto plazo. El animal necesitaría en este caso un tratamiento más efectivo.

Además de todo esto, es muy recomendable realizar una limpieza en profundidad en nuestra casa para evitar posibles pulgas en ella, y evitar que el animal esté en ambientes muy húmedos y calurosos. Es importante también mantener una buena alimentación de nuestra mascota. Esto no significa que una dieta sana acabe con las pulgas o constituya una barrera contra ellas. Pero si es cierto que de esta forma podemos aportar nutrientes al animal que le ayudarán a reparar el deterioro causado por estos parásitos, tanto en su piel como en el pelo.

Hierba para expulsar bolas de pelo


Las bolas de pelos son un gran incordio para los gatos. Por cuestión de bienestar es necesario que estos animales eliminen regularmente ese pelo que se les va acumulando a lo largo del día. Los gatos son unas mascotas extremadamente limpias, y eso hace que durante su aseo diario engullan tal cantidad de pelo como para que se le formen esas bolas. Se asean al despertarse y al acostarse, después de comer o de hacer sus necesidades, o simplemente se asean para relajarse.

Muy limpios, pero tanta limpieza resulta algo perjudicial para el animal, ya que le va a llevar a la acumulación de grandes cantidades de pelo en su estómago. El problema añadido es que estas bolas de pelo pueden a la larga perjudicar la salud del animal. Es por eso muy importante que si vemos que nuestro gato no está eliminando ninguna, le ayudemos a ello.

Una manera eficiente de ayudarle es permitiéndoles que coma a diario pequeñas cantidades de hierba fresca. Esto es algo fácil para aquellos que no viven encerrados en una casa, de hecho el dueño no necesitaría cuidar este detalle, ya que el animal lo hará por sí sólo. Sin embargo, si nuestro gato no sale a la calle, somos nosotros los que nos tendremos que preocupara de darles varios días a la semana un poco de hierba fresca.

Servirá el césped común que encontremos fácilmente en el parque más cercano a casa. Aunque la mejor hierba es la de tallo ancho y alto. Si le ayudas con esta hierba, verás como tu mascota se siente mejor al poder digerir y eliminar regularmente las bolas de pelo. Eso le permitirá además llevar una vida sana y cómoda.

La salud de los reptiles


Son muchos los factores que pueden intervenir en la salud de un reptil. De hecho son animales que nunca van a estar completamente desparasitados. Por eso su sistema inmunológico debe estar siempre en perfectas condiciones para poder controlar todas esas bacterias y parásitos para evitar que se les reproduzcan en exceso y afecten a su organismo.

Para saber si un reptil está sano lo más sencillo es observar su piel. Si esta está rellena y no tiene demasiados pliegues será síntoma de buena salud. Si no fuera así, podría ser consecuencia de una deshidratación. Es importante también que la coloración de su piel sea completa y brillante. Además su muda de piel ha de ser regular en relación con la etapa de crecimiento en la que se encuentre el animal.

Podemos fijarnos también en su comportamiento. Normalmente un reptil sano se mantiene atento a todo lo que sucede a su alrededor, se alimenta y bebe agua, defeca de forma habitual según la especie y se termorrgula durante el día. Debemos vigilar además sus posibles cambios de conducta o en su aspecto que nos podrán evidenciar una posible estrés o enfermedad.

Pero sobre todo tenemos que tener en cuenta una serie de factores externos a ellos. Su terrario ha de tener la medida y ambientación necesaria para la especie en cuestión, así como la humedad y el agua que necesiten. El animal ha de tener además en este hábitat tanto espacios de mayor como de menor temperatura y una iluminación adecuada que regule los ciclos del día y la noche. Debemos cuidar su terrario, mediante una limpieza regular, y ofrecerles una comida saludable y adecuada para cada especie.