Los cuidados clave para el pez mariposa

pez-mariposa
Cuando se tiene una pecera, siempre se buscan los peces más bonitos y uno de ellos es el conocido como pez mariposa y la verdad es que su belleza es más que evidente, aunque dentro de este grupo hay diferentes tipos de peces. Es una especie que requiere de una serie de cuidados específicos y clave para que pueda vivir en una pecera o acuario en el hogar. Y es que su hábitat natural es bien diferente: los arrecifes de coral.

Los cuidados

Para que el pez mariposa se encuentre bien en la pecera o en el acuario, es importante crearle un buen hábitat para que se adapte a la perfección. De esta manera, siempre hay que poner algunos corales para que se puedan esconder y que le permitan nadar tranquilamente.

Y es que, precisamente, el espacio es una de las claves porque suele necesitar bastante área para poder nadar a sus anchas, siendo también conveniente que el acuario no sea excesivamente pequeño.

Pero, además, también hay que tener especial cuidado con su alimentación porque es muy específica. De hecho, la mayoría de las cerca de 100 especies que existentes de peces mariposa solo come microorganismos de los corales y alimentos que proceden de estas partes del mundo.

pez-mariposa
No obstante, si el pez mariposa ha sido ya criado desde el principio en cautividad, es muy probable que esté acostumbrado a la comida comercial que se prepara para los peces de acuario y peceras.

Convivencia

La convivencia del pez mariposa con otras especies tampoco es fácil. Y es que, normalmente, son animales que están preparados para vivir más en solitario, por lo que puede que no le guste mucho tener que compartir la pecera, al menos, con muchas especies.

De hecho, lo recomendable es no tener muchos peces en el mismo espacio que el pez mariposa, sobre todo, de su misma familia o subespecies porque no hay que olvidar que son unos animales que se caracterizan por ser un poco agresivos entre ellos.

Es preferible en este sentido ponerle a vivir con otras especies que le puedan ser más indiferentes que las de su propia familia.

Artículos relacionados:

Tres errores habituales que cometes (o no) al cuidar los peces

Consejos para alimentar a los peces en vacaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *