Los conejos de rabo blanco del desierto


Técnicamente se les conoce como audubonii Sylvilagus y pertenecen a la familia de los lepóridos. Debido a su presencia en las zonas semi-áridas, áridas, praderas, matorrales, bosques de enebro, etc. los conejos de rabo blanco son popularmente llamados conejos de rabo blanco del desierto. Estos conejos se clasifican como los mamíferos del desierto más abundantes, ya que tienen una muy alta tasa de reproducción. Pueden dar a luz entre 4-5 veces en un año trayendo al mundo entre 5-8 crías a la vez.

Las “casas” de los conejos de rabo blanco se encuentran normalmente debajo de hierbas, arbustos y montones de hierba. Suelen tener un peso aproximado de 4 libras y suelen medir entre 33-43 centímetros de largo. Sus orejas suelen medir entre 7-8 centímetros y suelen llevarlas levantadas. No existen grandes diferencias entre las hembras y los machos, aunque ellas pueden ser un poco más grandes.

Los machos son capaces de recorrer cerca de 10 acres de tierra en busca de alimentos, mientras que las hembras solo 1-2 hectáreas. Haciendo referencia a su nombre, los conejos de rabo blanco han redondeado sus colitas al final. La parte inferior de la cola, es de color blanco lo que les convierte en una presa perfecta. Su vientre también suele ser blanco y el resto del cuerpo de color marrón grisáceo.

Los conejos de rabo blanco del desierto son herbívoros. Prefieren comer hierba y vegetación verde, pero cuando viven en el desierto se tienen que alimentar de los cactus, ya que es una planta que no solo les ayuda a satisfacer su hambre, sino que también les ayuda a conseguir agua. Para cumplir con sus requerimientos nutricionales, los conejos de rabo blanco muy a menudo se comen sus propias heces.

Conejos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *