Las piedras del fondo del acuario

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Si estamos montando un acuario en casa, uno de los aspectos que debemos tener en cuenta es la elección de las piedras que pondremos en el fondo del mismo. A menudo, se tiene la idea de que estas piedras cumplen tan sólo una función ornamental, utilizándose para que el acuario quede más bonito y colorido.

Pero, muy al contrario, tienen una función muy importante para que los peces que van a habitar nuestro acuario puedan desarrollar su vida con normalidad, ya que estas piedras nos van a ayudar a reproducir las condiciones naturales del hábitat en el que viven los peces en libertad.

Esto se debe a que permiten a los peces ocultarse cuando presienten algún peligro, se asustan por algún ruido o movimiento externo. Si no las incluimos, los peces sufrirán estrés, lo que influirá negativamente en su calidad de vida. Pero además, resultan necesarias para fijar que los peces fijen en ellas los huevos tras el apareamiento.

Es importante que estas piedras procedan de una tienda de mascotas o especializada en acuarios, ya que si introducimos piedras que hayamos nosotros recolectado en la naturaleza podemos introducir en el acuario bacterias o elementos que puedan resultar tóxicos para los peces.

Cuando coloquemos las piedras, deberemos hacerlo directamente sobre el fondo del mismo y no sobre la gravilla, ya que existen especies que excavan el sustrato y podrían, excavando bajo ellas, hacerlas caer hacia el fondo, poniendo en peligro tanto el acuario como el pez. Por ello, también debemos asegurarnos de que están bien asentadas en el lugar en el que las depositamos.

No debemos introducir piedras calcáreas o calizas, ya que se van deshaciendo muy lentamente en el agua, liberando carbonato de calcio que pueden provocar cambios en el PH del agua, lo que puede dañas gravemente a nuestros peces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *