Infecciones en los oídos (gatos)


La cera en los oídos de los gatos es algo normal. Este material ceroso es producido por las glándulas que hay situadas en la parte externa del canal del oído, y que protegen el canal auditivo y el tímpano. La próxima vez que visites al veterinario recuerda que debe revisarle los oídos ya que tu amigo puede parecer algún tipo de infección.

Las infecciones del oído pueden hacer que el interior se presente enrojecido y con un olor bastante fuerte. Sacudir la cabeza y rascarse la oreja también son síntomas de una infección de oído. Si tu mascota tiene estos síntomas, puedes ayudarle tú mismo si no le puedes llevar al veterinario. Lo primero que debes hacer es limpiar la aleta del oído interno y la parte del canal que se puede ver. Esta limpieza la puedes hacer con un poquito de aceite para bebés y un poco de algodón.

Masajea suavemente el oído para romper la cera y la suciedad. Mantén la oreja hacia arriba sobre la cabeza de tu mascota para no dañar el tímpano y retira con cuidado la cera y la suciedad con el trozo de algodón. Si no hay mejoría al día siguiente, debes visitar al veterinario. Las espinas o garrapatas en la oreja o en la abertura del canal auditivo pueden ser otras causas que generen molestias en los oídos de los gatos.

El veterinario usará determinados instrumentos para examinar el canal auditivo y el tímpano entero. Algunos gatos pueden tener que ser anestesiados para que se les pueda realizar este examen. Los ácaros pueden ser un gran problema para los gatos. Es importante mantener los oídos de nuestras mascotas en buenas condiciones para que no sufran ningún tipo de problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *