Guepardo, el velocista de la sabana


El guepardo es el animal de cuatro patas más rápido que existe sobre la tierra. Y no es para menos, si tenemos en cuenta que puede alcanzar una velocidad de unos 72 km/hora y, si lo necesita, puede llegar hasta los 115 Km por hora, aunque sólo puede mantener esta velocidad durante unos pocos minutos.

El guepardo pertenece a la familia de los Félidos, dentro del orden de los Carnívoros. Está clasificado como Acinonyx jubatus y su hábitat natural son las llanuras y planicies de África y de algunos países orientales.

Se trata de un felino en peligro de extinción del que apenas quedan más de 10.000 ejemplares. Su cuerpo estilizado, preparado para correr a toda velocidad en cualquier momento, le convierten en uno de los grandes felinos más bellos que existen, fácilmente reconocible por las dos líneas negras que nacen en los lacrimales y llegan hasta las comisuras de la boca.

Su pelaje tiene un color pardo amarillento y está cubierto de manchas negras y redondas que se reparten por su pelo de forma uniforme. Son animales solitarios, excepto en la época de celo, done se unen para tener descendencia.

El hecho de que el guepardo desarrolle esta velocidad no es gratuito sino que se debe a que sus presas, las gacelas y los impalas, son extremadamente rápidos, por lo que el guepardo debe correr a esa velocidad si quiere sobrevivir.

Pero sin duda lo que le distingue del resto de los felinos es no tener uñas retráctiles, como las de los gatos, que los animales retraen y estiran con toda velocidad. La razón de esto es que el animal las usa como agarre cuando está corriendo para poder cambiar de dirección rápidamente y tener un punto de apoyo sobre el suelo cuando se desplaza a más de 100 kilómetros por hora persiguiendo a una presa.

Comportamiento, Cuidados, Perros,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *