Consejos para pasear a un perro con correa

Consejos pasear perro con correa
En algunos casos, la tarea de sacar a un perro no es tan sencilla como parece. Y todo porque hay veces que el animal parece estar paseando al dueño en vez de al contrario. Para que esto no ocurra, es necesario que el can vea al amo como líder, así que deberá ir al lado tuyo o detrás de ti.

Independientemente de la raza que sean, todos los perros necesitan caminar a diario para liberar energía mental y física y, así, estar equilibrados. Lo bueno es que aprender a sacar al perro de manera correcta no es nada difícil. Te explicamos cómo conseguirlo a continuación.
SEGUIR LEYENDO «Consejos para pasear a un perro con correa»

Cómo pasear a un cachorro


Pasear con un cachorro por la calle, sobre todo las primeras veces, puede convertirse en una experiencia muy estresante si no sabemos cómo hacerlo. El animal, lejos de caminar a nuestro lado para poder pasear cómodamente, desarrolla una serie de conductas que no sabemos bien cómo controlar y que acaba habitualmente en una competición en la que ya no sabemos quién pasea a quién.

Llevado por su insaciable curiosidad, es habitual que se desplace para todos lados. También es habitual que, a los pocos minutos de salir a la calle, el animal se siente y no quiera seguir andando por mucho que le tiremos de la correa.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el cachorro se cansa con facilidad. Por mucha ilusión que nos haga sacarlo a pasear y que todos se fijen en él, a los cinco o diez minutos se habrá cansado, por lo que no debemos dar paseos más largos de ese tiempo.
SEGUIR LEYENDO «Cómo pasear a un cachorro»

Pasear varios perros a la vez


Si pasear solamente a un perro a veces resulta complicado, y terminamos él o nosotros completamente enredados en la correa, cuando paseamos varios al mismo tiempo, la complicación es mucho mayor. En este caso, para poder, tanto nosotros como los perros, disfrutar del paseo y no tener que pasarnos la mayor parte del mismo colocando a los perros para no tropezarnos con ellos o desenredando las correas que amenazan con casi ahogar a nuestras mascotas, podemos seguir una serie de trucos que nos ayuden a conseguirlo.

Si nuestros perros son pequeños, y sólo paseamos a dos, lo mejor es utilizar una correa para dos perros. Ello hará que sólo tengamos sólo tengamos que manejar una correa, con lo cual será más fácil controlar a los animales.
SEGUIR LEYENDO «Pasear varios perros a la vez»

Normas en un parque


A menudo, los parques se llenan de orgullosos dueños de perros que, a veces, no recuerdan unan normas básicas que deben cumplir. Seguro que si te tomas estas normas como consejos, la recordarás siempre:

– Siempre se debe mantener a la mascota con la correa puesta. Si existe una zona especial para perros mira si hay algún cartel que indique que lo puedes soltar, si no pone nada el perro debe ir atado. La correa es imprescindible y siempre debes llevarla contigo, por muy cerca que estéis de casa. Nunca se sabe cuándo se va a necesitar.

– No permitas que tu perro acose a otras mascotas o a la gente. Muchas personas se sienten intimidadas por la presencia de estos animales por mucho que utilices la típica frase de “no, si no hace nada”.

– En caso de terminar soltándolo, asegúrate de que el perro está bien entrenado y vuelve rápidamente cuando le llamas.

– Siempre debes mantener a tu perro a la vista y contigo. Si vas con otra persona y ves que no hay nadie por el lugar y decides soltarlo no pienses que tu compañero estará pendiente del animal. Es tu responsabilidad.

– Asegúrate de que tu perro está al día con sus vacunas.

– Si es hembra y está en celo, lo mejor es que no la lleves al parque. Te aconsejamos esto, no sólo para no excitar demasiado al resto de amiguitos, sino también por su tranquilidad.

– No lleves cachorros demasiado jóvenes. Sus sistemas inmunológicos no están completamente desarrollados y pueden coger diferentes enfermedades.

Limpia y recoge siempre los desechos de tu mascota.

Cómo aprender a pasear al perro


Hay ocasiones en las que algunos dueños, en lugar de estar paseando por su perro, tienen la sensación de estar siendo paseados por el animal. Perros que en casa son dóciles, pueden volverse completamente ingobernables en la calle; y que el paseo sea cómodo para el perro y el amo puede marcar la diferencia entre que sea un momento lúdico a compartir con nuestra mascota o un suplicio diario para ambos: con un buen adiestramiento se puede enseñar al perro a caminar junto a nosotros sin tirar de la correa.

¿Qué palabras podemos utilizar? “Quieto”, “siéntate”, “adelante” y “junto” son las cuatro órdenes básicas que nuestro can debe aprender a acatar; y las cuatro que nosotros debemos aprender a darle.

El perro debe sentirse cómodo llevando collar y una correa ligera. Es mejor empezar el adiestramiento en casa, preferiblemente en un pasillo sin obstáculos ni distracciones; luego se puede continuar en una zona exterior, pero sólo cuando por lo menos haya aprendido a aceptar cómodamente la orden “junto”. Las sesiones han de ser cortas, de entre 5 y 15 minutos cada vez, y nunca cuando el perro –ni su dueño- esté cansado. Piense con qué pierna va a empezar a caminar, es un detalle importante; ya que el perro se guiará por esa pierna.

Se debe comenzar dando las órdenes de “siéntate” y “quieto”, y cuando queramos que comienza a andar, “adelante”, al mismo tiempo que comenzamos a andar con la pierna izquierda. Mientras el perro se mueve a nuestro lado hay que darle la orden de “junto”, y si de repente tiende a acelerarse hay que turar suavemente de la correa y dar la orden de “quieto”. Después de dar algunos pasos, hay que parase y dar la orden de “quieto”; si lo hace bien, es conveniente una pequeña recompensa y una alabanza, y después repetir la misma secuencia de pasos.

Una vez que el perro haya aprendido a caminar a nuestro lado, se pueden empezar a introducir los giros: mientras se anda, se usa la mano izquierda para guiarlo hacia la derecha y cuando empieza a girarse se le da la orden de “junto”. Si llevamos al perro a nuestra izquierda, los giros hacia ese lado serán un poco más complicados: hay que aumentar el paso y deslizar la mano por el collar para controlarlo de cerca, el perro ha de estar cerca de nuestra pierna izquierda y atender a la orden de “junto” mientras aminora el paso para girar.

Poco a poco y repitiendo el adiestramiento de forma constante, será un perro educado que podrá pasear tranquilamente con su dueño.