Perros que no ladran


Puede parecer un contrasentido, pero existen los perros que no ladran.

El ejemplo típico es una raza nacida en África, el basenji, incapaz de ladrar debido a la peculiar forma de su laringe. Son muy silenciosos, ya que en el pasado cazaban formando jaurías. Por este motivo aún hoy son muy discretos, para no llamar la atención de sus presas.

Estos perros, de tamaño medio y que poseen una cola enroscada bastante distintiva, aunque no ladran, sí emiten algunos ruidos que, quienes los han oído los describen como una mezcla entre risa y un canto del Tirol.

Otro perro sin ladrido, pero que emite sonidos curiosos es el perro Cantor de Nueva Guinea. Los ruidos que emite se describen como algo similar al cacareo de un gallo que, además, es muy potente. Estos perros utilizan este sonido tan característico para poder comunicarse con otras manadas que vivan lejos de ellos.

El perro cantor de Nueva Guinea, de pelaje rojizo y carácter muy esquivo, suele evitar al hombre y, de hecho, la única forma de oír su curiosa forma de comunicarse es alejándose de él, así inmediatamente empezará a llamar al resto de compañeros de su manada.

Además, hay ciertas razas que tienden a ladrar menos que otras. Por supuesto, esto es una estadística y cada ejemplar es único y tiene su propio carácter. Si quieres adquirir un perro tranquilo y que ladre poco, no sólo hay que tener en cuenta su raza, también su personalidad y preguntar al personal de la tienda o del refugio cómo suele comportarse el perro en cuestión. Estadísticamente, estas las razas que suelen ladrar menos:
Akita Inu (o perro Akita)
Bloodhound
Chesapeake Bay Retriever
Golden Retriever
Newfoundland
Rottweiler

Evita que tu perro ladre demasiado


¿Tu perro ladra demasiado? ¿Tus vecinos se quejan? ¿Tú mismo estás harto y ya no sabes qué hacer? De momento, sigue leyendo.

En primer lugar, recuerda que gritar a un perro para que así se calle, no funciona. Él no sabe el significado de tus gritos y lo que entiende es que también estás ladrando o comunicándote con él, así que lo más probable es que ladre aún más.

Un ladrido puede significar varias cosas:
Avisar de la llegada de alguien. Muchos perros son perros guardianes, han sido educados y genéticamente seleccionados para actuar como tales y en cuanto sienten la llegada un extraño (y puede ser el cartero o un vecino saliendo del ascensor) ladran para avisar. Para evitarlo, debe obligar al perro a sentarse y tumbarse varias veces, así distraes su atención del extraño y deja de ladrar.

Llamar la atención. A veces los perros ladran para que les miremos y les hagamos caso, quizá porque estamos hablando por teléfono y les ignoramos o estamos ocupados en algo. Los adiestradores recomiendan que en este caso seamos previsores, pongamos la correa al perro antes de iniciar una actividad que sabemos va a provocar en él los ladridos y, cuando empiece a ladrar, tiramos de la correa, miramos al perro y le tranquilizamos. Con el tiempo dejará el hábito de ladrar cada vez que uses el teléfono.

No olvides que el ladrido es la forma de expresarse de los perros y es su forma de llamar la atención porque quiere que juegues con él, que le des de comer o de beber o que le saques fuera. Si seguimos con ellos una rutina diaria el número de ladridos disminuirá porque el perro sabrá cuándo toca cada cosa y que tú se las vas a proporcionar.

¿Por qué ladran los perros?


Es medianoche y el perro del vecino ha comenzado a ladrar como lo suele hacer habitualmente. Te estás planteando hablar ya con tu vecino y comentarle que haga el favor de evitar esos ladridos tan incómodos, pero… ¿por qué ladra el perro? En algunas ciudades, como por ejemplo Cape Town, se están empezando a tomar medidas drásticas multando a aquellos dueños que no controlen a sus mascotas y estas ladren más de 6 minutos por hora.

Normalmente los perros ladran para comunicarse con otros perros y con sus dueños. Para esta comunicación utilizan diferentes tonos en los ladridos que emiten. A menudo los perros ladran cuando están buscando llamar la atención, especialmente de sus dueños. Los perros también ladran cuando los desconocidos pasan cerca de su casa. Este ladrido tiene una doble función: sirve como elemento disuasorio para los extraños y una señal de alarma para los dueños.


Algunos perros tienen la mala costumbre de ladrar mucho cuando se les deja solos. Los perros son animales a los que no les gusta estar demasiado tiempo solos. Si su dueño se marcha comenzará a ladrar para llamar su atención, pero la única atención que captará será la de los vecinos. Algunos dueños dejan la radio puesta o el televisor para que sus amigos no se sientan solos y no ladren.

La mejor manera para intentar que el animal deje de ladrar es un correcto aprendizaje. El perro nunca debe ser encadenado, ya que esto aumenta sus niveles de frustración. No le prestes atención cuando ladre, si lo haces sabrá que ladrando conseguirá lo que quiere y siempre lo hará. Dale la espalda y no le elogies.