Cuidados de la cobaya


Si decides tener una cobaya como mascota, lo primero que has de proporcionarle es un lugar amplio donde vivir, como una jaula de conejos que ha de tener todo tipo de accesorios que favorezcan su movilidad, como escaleras, rueda, para que pueda desplazarse a sus anchas y una cama que deberá estar hecha con material absorbente, como papel, pero no utilices virutas de madera o arena del gato ya que podría provocarle problemas de salud a tu mascota. La jaula deberemos colocarla en un lugar de la casa donde no le dé el sol de forma directa.

Su dieta es vegetariana. Si prefieres darle pienso, existe una gran variedad de ellos en el mercado, pero aun así, deberás completar su dieta con vegetales frescos como acelgas, lechugas, espinacas o cáscara de pepino. No es aconsejable darles mucha fruta, ya que puede causarles diarrea.
También puedes darle de vez en cuando una golosina, como pipas sin sal, así como heno o alfalfa que, además de comérselo, lo utilizará para hacerse una cama más cómoda.

Es necesario que disponga que abundante agua fresca, por lo que deberá tener acceso a un bebedero cuyo agua deberemos cambiar todos los días.

La cobaya es un animalito muy limpio pero aun así será necesario que lo cepilles a menudo para mantener su pelo brillante, sobre todo si te has decantado por un cobaya de pelo largo. Deberás bañarlo cada tres o cuatro meses, cuidando siempre de que el agua esté templada y si utilizas jabón debe ser neutro para no provocarle irritación en la piel. Para secarlo no utilices el secador.

Debes limpiar la jaula diariamente y cambiar el material absorbente de su cama todos los días para evitar que se acumule suciedad y malos olores. Con estos simples cuidados tendrás a tu mascota sana y contenta.

Criar cobayas


Si has decidió criar cobayas, debes pensarlo cuidadosamente antes de dar el paso final. No sólo debes pensar en el nacimiento de los pequeños, si no en lo rápido que se reproducen estos animales y, por lo tanto, la “jauría” que puedes llegar a tener en casa. Si has visto la película de los Gremlins, recuerda que estos animales se parecen bastante, ya que se multiplican rápidamente. Aquí tienes unos cuantos consejos que te pueden ayudar:

– Necesitarás una habitación bastante amplia. Piensa que, por lo menos, necesitarás 3 jaulas: una para las hembras, otra para los machos y otras para los recién nacidos en compañía de sus madres. Lo ideal es en cada jaula te quepan de 3 a 5 cobayas cómodamente.

– Recuerda que las hembras son capaces de aparearse entre 8-24 horas durante sus ciclos. Las cobayas pueden ser madres con 4 meses de edad.

– Cuando se vaya a producir un parto, lo mejor es que separes a la hembra del resto. No la devuelvas a la jaula común nada más terminar el proceso del alumbramiento ya que se puede quedar embarazada de nuevo y esto la puede producir un gran estrés.

– Los partos se suelen producir entre el amanecer y el anochecer. Dicho alumbramiento puede durar una hora y nacerán crías cada cinco minutos aproximadamente.

– Los recién nacidos son independientes al nacer, así que no te sorprendas si rápidamente se separan de su madre. Las primeras semanas, las mamás son imprescindibles para la leche y darles calor. Los pequeños podrán empezar a comer sólidos una hora después de nacer.

Algunas de las enfermedades más comunes en las cobayas


A continuación te detallamos algunas de las que son las enfermedades más comunes en unos animales tan pequeños como son las cobayas. Si tienes una de ellas en casa, es conveniente que le eches un vistazo al listado que sigue.

Sarna: enfermedad provocada por ácaros o por contacto con animales enfermos. El veterinario llevará a cabo el diagnóstico tras una observación microscópica.

Hongos que causan enfermedades en la piel: si la alimentación del animal está exenta fibras durante un largo periodo, aparecerán estos hongos. El primer síntoma de esta enfermedad es la caída del pelo de la cabeza del animal.

Garrapatas: sólo podrán atacarle si nuestra cobaya sale al exterior. Estas garrapatas es recomendable que las elimine un veterinario.

Retortijones: es muy importante acudir rápidamente al veterinario, ya que si los gases se producen en la región grande del intestino grueso esto podría provocar la muerte del animal, ya que limitaría la capacidad respiratoria.

Resfriado y pulmonía: podrá estar causado o bien de un enfriamiento o de una bacteria o virus. Esta enfermedad puede afectar a las vías respiratorias, bronquios y pulmones de la cobaya.

Falta de vitamina C: si esto ocurre el animal estará más expuesto a las posibles infecciones en su organismo. Estas infecciones, en los pulmones podrán llegar a causar una pulmonía.

Enfermedades del estómago y del intestino: este tipo de enfermedades se deben básicamente a una infección causada normalmente por sustancias contaminantes presentes en el alimento que la cobaya haya ingerido. Se manifiesta mediante la diarrea.

Estreñimiento: si los excrementos del animal son excesivamente duros, lo más probable es que la alimentación de nuestra mascota sea demasiado seca. Puede combatirse inicialmente ofreciendo una cantidad suficiente de agua al animal y aportándoles alimentos ricos en agua.

Cobayas como mascotas


Su nombre científico es “cavia porcellus”, aunque todos las conocemos con el nombre de cobayas. Puedes encontrar con diferentes variedades de pelo y su apariencia se caracteriza por su cuerpo más bien sólido y redondeado que no nos deja ver su colita. Existen diferentes razas aunque las más frecuentes son: América (pelo corto), Abisinia (abrigo de pelo corto con «remolinos» llamado rosetas) y Peruana (pelo largo)

Las cobayas son animales muy sociales y deberás plantearte conseguirle una pareja aunque sean del mismo sexo. Su esperanza de vida oscila entre los 5-7 años aunque pueden llegar a durar 10. Procura que la jaula en la que vayan a vivir (por lo menos para dormir) sea bastante grande. Suelen ser animales bastante tranquilos y morderán en caso de que se pongan nerviosos. Si uno de sus cuidadores va a ser un niño, asegúrate de que la trata con cuidado.


Podrás comprar tu nueva mascota en cualquier tienda de mascotas o en criadores, pero sea cual sea el lugar donde la compres asegúrate de que está en buen estado de salud y se encuentra en buenas condiciones. Evita seleccionar una cobaya demasiado delgada o con sobrepeso. El cuerpo debe ser firme y redondeado. Debe tener limpios la nariz, los ojos, las orejas y la parte trasera.

También debes revisar la piel: si ves algún tipo de escamas o enrojecimiento avisa al vendedor del problema del animalito. Revisa si ha sido desparasitado y con qué frecuencia debes hacerlo.