Ansiedad en las mascotas


Da igual que sean perros, gatos, conejos, pájaros, etc. El caso es que debemos ser conscientes de que nuestras mascotas también pueden sufrir de ansiedad. A diferencia de los humanos, los animales no pueden contarnos que les produce este problema. Sin embargo, si observas a tu mascota, podrás reconocer ciertos síntomas que te indican algo que les provoca un repentino nerviosismo y mucho miedo.

Normalmente, este problema se etiqueta como un problema de conducta, cuando en realidad el animal está reaccionando por algo que no entiende o que para él se ha convertido en una amenaza. Conocer los signos y las posibles causas de la ansiedad te puede ayudar a aliviar el dolor de su mascota. A continuación tienes unos cuantos síntomas que te indicarán la existencia de algún problema en tu amigo:

– Ladridos excesivos o maullidos, gemir, aullar,
– Movimiento constante, jadeos, inquietud y carreras cortas por la casa. También aparecen movimientos repetitivos.
– Se acurruca en su cama o en su lugar de descanso habitual y está temblando durante mucho tiempo
Vigilancia excesiva con respuestas exageradas de sobresalto
– Se esconden continuamente y en cualquier lugar sin importarles las consecuencias
Buscan a su dueño constantemente
– Babean e incluso llegan a vomitar
– Hacen sus necesidades por la casa
– Comienzan a morder de manera muy destructiva todo aquello que les rodea
Huyen constantemente

No dudes en consultar con tu veterinario los problemas que estás detectando en el animal. Cuanto antes descubráis que le produce esa ansiedad, antes podréis ayudar al animal a superarlo.

Perros con ansiedad por abandono


La ansiedad en los perros es un problema bastante común y puede ser un problema bastante pesado. Los perros ansiosos pueden ser muy destructivos o molestos, lo que pone en peligro la relación del perro con su familia. El tipo de ansiedad más común es la ansiedad por abandono. Los perros se estresan al sentirse abandonados por sus dueños, lo que les produce la ansiedad.

Los síntomas de la ansiedad pueden incluir conductas tales como lloriqueos, ladridos, rascar en el suelo y mordisquear todo lo que se le ponga por delante. Dejar al perro al aire libre no es una solución, ya que el problema es que se siente sólo ya que su dueño no está y este problema lo sufre dentro o fuera de la casa.


Afortunadamente, ha habido muchos progresos a la hora de tratar la ansiedad en los perros. Intenta salir y entrar de la casa sin mucho ruido y comienza las ausencias con cortos períodos antes de estar más tiempo fuera. Les puede ayudar bastante realizar ejercicio extra para que cuando lleguen a casa estén más cansados y sólo piensen en descansar.

Fíjate en su lenguaje corporal. Si el perro te recibe poniéndose sobre ti a dos patas puede estar “explicándote” que ha sentido miedo y ansiedad por estar sólo. También debes fijarte en la colocación de sus orejas y de su cola. Si el problema persiste después de intentar buscar soluciones, puedes plantearte llevarle durante las largas ausencias a alguna “guardería” de perros o hablar con el veterinario para un posible tratamiento con medicación.