El suave German Rex


El German Rex forma parte del conjunto de las razas Rex, al que también pertenece el Devon Rex y el Cornish Rex, y su característica más sobresaliente es que tiene el pelaje rizado. El primer gato del que se tiene conocimiento perteneciente a esta raza es Munk, un gato de pelo rizado producto de un entre un Azul ruso y un Angora marrón, aunque no fue hasta 1950 cuando se comenzó la cría selectiva de esta raza, a partir de un ejemplar descubierto por la veterinaria R. Scheuer-Karpin.

Es un gato de tamaño mediano, fuerte y musculoso. Tiene un pelo corto y rizado, suave y aterciopelado, por lo que resulta muy agradable al tacto, y presenta una cola peluda. Sus ojos suelen tener el color del pelaje, al igual que ocurre con la nariz. El pelaje admite todos los colores y dibujos, aunque lo habitual es que tenga sombreados blancos. Al igual que ocurre con los otros gatos de la raza Rex, sus cejas y sus bigotes también tienen cierta tendencia a rizarse.

Tienen un carácter sociable, animado, y juguetón, además de ser muy cariñosos y afables, por lo que se les considera una raza especialmente apta para convivir con niños, debido sobre todo a su gusto por jugar y que, aunque animado, también es paciente y tolerante. Una de las cosas que más le hacen disfrutar son las acrobacias y los saltos, que repite sin cesar, por lo que podremos encontrárnoslo en los lugares más inverosímiles de la vivienda.

Se adapta bien a cualquier espacio, ya sea un piso o una casa con jardín, aunque prefiere vivir en espacios interiores, ya que, a pesar de su pelaje rizado, es un gato muy friolero, y le gusta estar al calor, sobre todo en invierno.

Para cuidar su pelaje y mantener su brillo y su suavidad, deberemos pasarle a diario un guante de franela.

Gatos, Razas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *