El sorprendente viaje de la mariposa monarca


La mariposa monarca, Danaus plexippus, apenas mide 11 centímetros y pesa poco menos de un gramo. Sin embargo, esta mariposa, originaria del Norte de América es capaz, de recorrer cada invierno los ma´s de 3.500 kilómetros que separan su hábitat natural de Michoacán, en México, el destino en el que pasarán el invierno.

Esta migración masiva, que constituye todo un espectáculo para quienes tienen la suerte de contemplarla, se produce desde finales de agosto hasta octubre, y en la primavera inicia el recorrido inverso, desde México hasta América del norte.

Dicha migración la realizan cada año unos 170 millones de ejemplares, y lo más curioso de todo es que nunca han realizado el recorrido, pero llevan el mapa impreso en su información genética. Para localizar su destino, se sirven del sol y del norte magnético de la tierra para orientarse.

El viaje es tan largo, que las mariposas que parten de Estados Unidos y Canadá no serán las mismas que lleguen a México, sino que hacen falta tres generaciones para completar la travesía. La primera generación, la que parte de América del Norte, recorrerá 800 kilómetros. Cuando terminen esta primera etapa, depositarán sus huevos y serán la segunda y la tercera generación las que alcancen las cálidas temperaturas de México.

La cantidad de individuos de la especie que migran es tal, que quienes contemplan este espectáculo hablan de una nube de mariposas anaranjadas que se extienden sobre el bosque, suspendiéndose en los extremos de las ramas. Se dice que los grupos son tan numerosos que a veces no dejan ver la luz del sol.

En México, concretamente en Michoacán, donde acuden a pasar el invierno, se ha creado una Reserva Especial de la Biosfera Mariposa Monarca, para que puedan completar siempre su migración y no se vea afectada por el progreso humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *