El perro pastor de Picardía


Si se desea un perro para vivir con los niños en casa, o para servir de compañía a los adultos, sin duda que el perro pastor de Picardía es una estupenda elección. Tal y como su nombre lo sugiere, éste es un bonito perro de origen francés, no muy común debido a que por su origen, durante las guerras en Europa sufrió bastante y se fue diezmando la raza que se ha ido recuperando poco a poco.

Es un perro de tamaño mediano-grande con un peso de entre 22-32 kg, de 55 a 66 centímetros de altura. Su pelaje duro pero quebradizo le proporciona un aspecto muy simpático. Su cuerpo es fuerte. Esta raza habitualmente sufre de displasia de cadera, que causa cojera en estos ejemplares, además de que suelen sufrir algunos problemas de vista. El Pastor de Picardía es muy amigable con los niños y su apariencia invita a protegerlo porque tiene un semblante cariñoso.

Mantiene un perfil de elegancia cuando está de pie y cuando se tumba. Su carácter es tranquilo y se adapta muy bien. Es verdaderamente leal y entregado a su trabajo. Tiene eso sí una apariencia rústica, orejas de tamaño mediano con los bordes redondeados, ojos ovalados y siempre de color oscuro, tiene una buena dentadura, hocico con fina barba y bigote, etc.

La cabeza (muy bien proporcionada con el cuerpo), es seguida de un cuello fuerte y un cuerpo sólido con delgados músculos. El pelo es áspero, y la piel que hay por debajo no presenta pliegues. El color de su pelo es muy bonito, ya que presenta un aspecto leonado.

Perros,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *