El colosal tiburón ballena


La idea de encontrarse con un tiburón mientras nadamos en alta mar basta para poner los pelos de punta a más de uno. Si además pensamos que ese tiburón con el que nos podemos encontrar puede llegar a tener una longitud de hasta 12 metros, la idea resulta absolutamente aterradora.

Afortunadamente, el tiburón-ballena, el pez más grande del mundo, resulta inofensivo para el hombre, tanto que no es raro ver a los submarinistas nadando cerca de él, e incluso jugando, porque este gigante tiene un carácter muy tranquilo y abierto.

Un fósil viviente

Su nombre científico es Rhincodon typus, y es el único miembro de la familia Rhincodontidae y se le puede considerar como un fósil viviente, ya que se cree que habita en los océanos desde hace 60 millones de años.

Su hábitat natural son las aguas cálidas, tropicales y subtropicales. Habitualmente está en alta mar sumergido a una profundidad de en torno a 700 metros, pero también es habitual que se acerque a la costa, los atolones o incluso las desembocaduras de los ríos.

Aspecto

Su cuerpo es grande y alargado. Mientras que su vientre es totalmente blanco, su dorso presenta una tonalidad gris o azul oscuro, en la que se pueden observar manchas circulares, líneas horizontales y verticales en colores blancos o amarillentos. Esta distribución del diseño del dorso hace que en determinados lugares se le conozca como damero o pez dama.


Estas manchas tienen la particularidad de que forman un patrón único en cada individuo, lo que permite distinguirlos perfectamente unos de otros, ya que es un patrón que no cambia con el crecimiento.

Alimentación

Afortunadamente para el hombre, se alimenta filtrando el agua a través de sus branquias, y su dieta está compuesta sobre todo de fitoplancton y krill, aunque de vez en cuando incluye en su dieta larvas de cangrejo, calamares y peces como las sardinas o la caballa.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *