El basilisco, el lagarto que corre sobre el agua


Cuando escuchamos nombrar al basilisco, seguramente nos viene a la memoria la imagen de un animal mitológico del mismo nombre del que se decía que era capaz de matar a un hombre tan sólo con mirarle. Actualmente, aunque no deja de recordarnos a un pequeño dragón, se le considera un animal fascinante al que no debemos temer.

Estos lagartos pertenecen a la familia de la Iguana. Puede alcanzar los 75 centímetros de longitud y lo podemos encontrar en las selvas tropicales de América Central y América del Sur y se alimenta básicamente de grillos.

En cuanto a su apariencia, como la mayoría de los lagartos su piel tiene tonos verdes variados, con franjas pardas en la cola y un vientre en el que podemos observar tonos amarillos. Es también distintiva de este animal una gran cresta que se extiende desde la cabeza, así como otra que nace en el cuello y se extiende hasta el final de la cola.

Pero sin duda alguna, lo que más llama la atención de este animalito, aparte de sus legendarios poderes es que dos de los miembros de su especie, el basilisco común y el basilisco de franjas tienen la habilidad de correr sobre el agua, mecanismo que utilizan para huir de sus captores. Una vez que entran en el agua, pueden correr una distancia de unos veinte metros sin hundirse.

Esto no se debe a que tengan poderes o habilidades especiales, sino al hecho de que, sobre el agua, el animal alcanza una gran velocidad, lo que, unido a unas membranas que se extienden sobre sus patas traseras, expandiéndose al entrar en contacto con el agua, le permite caminar por el agua. Es por esta habilidad por lo que también se le conoce con el sobrenombre de “El lagarto de Jesucristo”.

Animales,
>

También te puede interesar...

1 comentario

  1. esta muy bonito el lagarta luego lo tienes de mascota como se llama
    y cuantos tienes mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *