Dieta para gatos con insuficiencia renal crónica


La insuficiencia renal crónica en gatos es una enfermedad que produce, de forma progresiva, la pérdida de las funciones renales, con lo cual, poco a poco, los riñones van perdiendo la capacidad de eliminar los desechos y toxinas, concentrar la orina y conservar los electrolitos esenciales para el organismo del animal.

Uno de los cuidados esenciales si nuestro gato tiene insuficiencia renal crónica es proporcionarle una alimentación en la que no falte ninguno de los nutrientes pero reducida en aquellos que fuerzan la actividad del riñón, por lo que se debe disminuir la aportación de proteínas, fósforo y sodio.

Debido a que reducimos la cantidad de proteínas que el animal ingiere a diario, es necesario que éstas sean de alta calidad, de forma que el animal no sufra dolencias asociadas a la falta de proteínas, como disminución de la masa corporal, problemas en el pelaje, letargia o problemas en la piel. Aunque no lograremos detener la progresión de la enfermedad, reduciendo las proteínas, reduciremos algunos síntomas asociados a la misma, como la uremia, mejorando así la calidad de vida del animal.

Reducir el fósforo en la dieta es esencial, ya que ello contribuirá a ralentizar la progresión de la enfermedad, porque se reduce la inflamación del riñón y se controla el hiperparatiroidismo secundario renal. La reducción del fósforo en la dieta la conseguimos a través de la reducción de las proteínas, ya que están asociados a ellas.

También debemos incluir en la dieta aceites de pescado, ricos en omega 3, que además de ayudar a proteger el riñón, van a darle más sabor a los alimentos que le demos al animal. Esto resulta necesario porque, al eliminar las proteínas, reducimos los alimentos que le resultan atractivos por el olor, y le animará a no perder el apetito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *