Los perros también son envidiosos


Aunque pueda parecernos mentira, nuestros perros pueden llegar a ser igual de envidiosos que las personas. Al igual que nosotros podemos sentir cierta envidia en situaciones concretas de nuestra vida, a estos animales les sucede lo mismo. Los perros son capaces de experimentar este tipo de sensaciones por ejemplo cuando ve que su propio amo está tratando mejor a otro perro antes que a él.

La prueba de ello es un curioso experimento que llevó a cabo una austríaca, Friederike Range, de la Universidad de Viena. Ya se había estudiado este tipo de sentimientos en otros animales como los chimpancés por ejemplo. Pero esta vez se escogió a los perros para comprobar si ciertamente ellos también pueden llegar a sentir envidia o celos. Este experimento en concreto consistía en una prueba bien sencilla que se realizó a perros bien entrenados. Cuando estos pasaban unos obstáculos, eran recompensados. La cuestión era que a unos se les otorgaba mejores recompensas que a otros. Había recompensas que eran salchichas, mientras que otras eran simples trozos de pan insípidos.

Al parecer, los perros que estaban recibiendo pan como recompensa se negaban a obedecer a la hora de pasar los obstáculos. Pero no sólo fue eso. Cual fue la sorpresa de los que estaban realizando el experimento cuando se dieron cuenta de que estos perros además se estaban mostrando hostiles hacia los otros perros que habían recibido salchichas como premio.

Se corroboraba así lo que muchos dueños ya sospechaban, y es que ciertamente estos animales sienten envidia y actúan de peor forma cuando se dan cuenta que son tratados peor que otros. Si tienes en casa un perro como mascota, sabrás perfectamente a que nos referimos.

Aprendiendo algo más de tus pequeñas mascotas


¿Sabías por ejemplo que no debes darle a tu periquito nada de perejil? ¿O que existe un pájaro muy parecido a los cuervos que es capaz de hablar como hablamos las personas? Pues si desconoces las respuestas a estas preguntas no dejes de leer. A continuación te ofrecemos estas y algunas más.

Empecemos con el perejil. ¿Por qué no tienes que dárselo? Pues bien resulta que el perejil, aún siendo un alimento que contiene vitaminas, que es sabroso, y que en los humanos produce un efecto muy beneficioso como es diluir la sangre y evitar la coagulación en nuestros vasos sanguíneos, en los periquitos no ocurre lo mismo con este alimento. Igual que a nosotros nos beneficia, a ellos les puede llevar a la muerte si llegan a ingerir cantidad suficiente. Además si te das cuenta nosotros lo tomamos en pequeñas cantidades, así que si coparas el volumen y peso de un pájaro de estas dimensiones podrás darte cuenta de que darles como alimento esta planta puede no resultar muy saludable.

Vamos ahora con el pájaro que habla como las personas. Aunque parezca mentira, si que existe un pájaro que sin ser el que ya conocemos, el loro, es capaz de hablar incluso mejor que estos. Su aspecto como ya hemos dicho más arriba es muy similar al de los cuervos, y son conocidos con el nombre de Mainates o Minas gigantes.

Cambiamos de tema. ¿Sabías que el corazón de las aves late a muchísimas pulsaciones y que si temperatura corporal también es muy elevada? Pues bien, al parecer son muchos los pájaros cuya temperatura corporal alcanza hasta los cuarenta y dos grados centígrados (en condiciones normales), y sus corazones pueden llegar a latir hasta a novecientas pulsaciones por minuto. ¡Es imposible hasta para un veterinario contar sus pulsaciones mientras les auscultan!

Los gatos ayudan a las personas mayores


Cada vez es más habitual que las personas mayores vivan solas. La desestructuración de la familia, la despoblación de las zonas rurales y de ciudades pequeñas son algunas de las causas de que esto suceda. Es entonces donde entrarían en juego los gatos. Estos animales llevan a cabo una espléndida función social. Son animales de pequeño tamaño, de fácil cuidado, caseros y con un bajo coste de mantenimiento. Qué mejor mascota que esta para una persona de edad avanzada.

Una de las ventajas más importantes de este tipo de mascota sobre el resto es la grata compañía que le va a proporcionar a una persona mayor que viva sola. Los gatos se van a convertir en un estímulo de responsabilidad para estas personas que deberán cuidar cada día a su nueva mascota. Además de esto, les aportarán tranquilidad y serenidad a sus vidas, y si por desgracia estas personas mayores tienen alguna enfermedad crónica, el animal les ayudará indirectamente a olvidar en parte sus dolencias.

De tal forma que tener un gato como mascota hará al anciano sentirse útil y le permitirá establecer una relación de cariño, a la vez que recibe del animal un gran apoyo. Con todo los gatos suponen para nuestros mayores un aumento en las ganas de vivir y en sus pensamientos positivos. Les ayudará a superar la soledad, la lejanía de los familiares o el fallecimiento de algún ser querido.

Hoy en día está permitido en muchas residencias de ancianos, ya sean públicas o privadas, que los mayores puedan llevar al centro con ellos su animal de compañía. En el caso de que no lo tuvieran también se pueden solicitar a través de ciertas fundaciones.

Algunas cosas curiosas de los gatos


A continuación te ofrecemos una pequeña lista con algunas de las muchas curiosidades que hay sobre unos animales cercanos a nosotros, los gatos:

Entre los pesos pesados de los gatos el record lo tiene un pequeño felino que alcanzó casi los 21 kilos.
La mayoría de estos animales carece de pestañas.

Los cachorros recién nacidos suelen tener los ojos azules y según transcurran los meses, alcanzarán su color definitivo.

Al parecer los gatos si son capaces de distinguir los colores. Estudios recientes lo confirman y demuestran que estos animales son capaces de ver los colores azul, verde y rojo.

La visión nocturna de estos animales es ni más ni menos que seis veces mejor que la del hombre. Esto es gracias a una estructura que tienen en sus ojos, compuesta por células que son capaces de funcionar como espejos que amplifican el más tenue rayo de luz.

Respecto al sentido del oído, los gatos pueden percibir sonidos dos octavos más altos que el hombre.

Los gatos tienen cinco dedos en sus patas delanteras pero sólo cuatro en las traseras.

La aspirina resulta tóxica para estos animales.

Sus lenguas están formadas por una especie de ganchos pequeños que les ayuda a atrapar y desgarrar los alimentos.

En relación con el sentido del gusto, son animales que no pueden percibir los sabores dulces.

El ancestro de nuestros gatos domésticos son los gatos salvajes africanos. Una especie que aún existe actualmente.

Estos animales aparecieron sobre la faz de la Tierra antes que la mayoría de los animales que hoy consideramos domésticos, incluidos los perros. Sin embargo, fue uno de los últimos en ser domesticados.

Y para terminar una leyenda. Cuenta esta que un gato se quedó un día dormido sobre la túnica de un
Buda. Este, para no molestar al animal optó por cortar el trozo de tela alrededor del felino y alejarse sin despertarle.

Entender el lenguaje canino


Cuando tratas de comprender a los animales, seguramente habrás notado que demuestran sus emociones a través de su lenguaje corporal. Ten en cuenta algunas conductas típicas de los perros que han sido descifradas por expertos en comportamiento animal, para entender lo que quieren decirte.


Si tu mascota mueve la cola enérgicamente significa que siente mucha alegría, por ejemplo seguramente la agita cuando regresas a casa. También podría orinarse, especialmente si se trata de una hembra pequeña, pues demuestra que se ha puesto muy contenta.


Si el movimiento de la cola es arrítmico y algo lento, es posible que tu perro esté receloso o tenga miedo de algo.


Un ladrido breve y con modulación aguda significa que está fastidiado y desea cambiar de situación. Seguramente lo mejor que puede hacer es alimentarlo o sacarlo a pasear.


Si las orejas de tu perro están tiesas hacia adelante y mantiene la cola erguida y rígida, interprétalo como un claro síntoma de preocupación.


Las orejas hacia atrás y la cola caída o entre las patas indican que tu perro temor. Es un claro signo de inseguridad.


Los ladridos entrecortados intercalados con gruñidos suaves sin enseñar los dientes, evidencian que está conforme y que disfruta lo que está haciendo, por ejemplo cuandu juegas.


Si el perro se ve amenazado o se preparar para atacar, seguramente mostrará sus dientes, gruñirá insistentemente, ladrará para asustar y no quitará la vista del objetivo contra el que va a arremeter.

Estudio sobre los viajes con las mascotas


A todos aquellos a los que les gusta viajar con sus mascotas, seguro que les interesa este nuevo estudio que ha visto la luz hace unos días. La semana pasada PetRelocation.com, web en la que se pueden buscar viajes incluyendo a la mascota, hizo públicos los datos del estudio que lleva un tiempo realizando. El caso es que se han encuestado a 6.000 propietarios de mascotas, de los cuales un 61% desplazan a sus animales a más de 80 km de casa al año.

El 38% de los encuestados ha confirmado que los viajes que realizan acompañados de sus “amigos” son muy regulares. Estos pueden llegar a realizarse una vez al mes. A pesar de ello, el 71% de los encuestados dijeron que nunca han viajado internacionalmente con sus mascotas. Uno de los motivos principales por los que no se realizan estos viajes, según el 38%, es por las tarifas a las que llegan a ascender dichos viajes con compañía animal.

En concreto, un 66% de los encuestados confirmó que no les importaría alojarse en un hotel para mascotas durante sus vacaciones familiares. Los viajes para animales son actualmente un gran negocio para las compañías aéreas y los hoteles, a pesar de las advertencias de los científicos de que no es recomendable llevar animales en los aviones y alojarlos en habitaciones de hotel debido a las posibles alergias de otros viajeros.

En abril de 2009 Airways puso en marcha vuelos especiales para mascotas de compañía que realizan los viajes sin sus dueños. Este servicio sólo se realiza en EE.UU.

Los perros ladran con acento


Seguro que muchos pensáis que los humanos somos los únicos con cientos de formas de comunicarnos entre idiomas, lenguas y variantes dialectales y también los únicos con acento característico que depende del lugar del que provengamos. Pues os equivocáis. De momento, los perros también se suben a este carro.

Y es que éste es precisamente el resultado de una investigación científica financiada por la factoría Disney que reunió a una muestra de perros y amos procedentes de diferentes lugares del mundo para comprobarlo. El estudio consistió en introducir a cada perro en una sala de audio, desde la que escucharon diferentes voces, entre ellas la de su dueño.

Todas las mascotas reconocieron a sus amos y, para demostrarlo, los contestaban con un ladrido. Dicho sonido fue grabado en el mencionado estudio y escuchado posteriormente de manera minuciosa. El resultado fue sorprendente, ya que cada perro ladraba con una entonación y un acento distinto, propio del país en que vivían.

De hecho, la literatura o el cine son dos ejemplos en los que podemos fijarnos para comprobarlo, aunque la mejor manera de hacerlo es, como casi todo, viajando. En España, por ejemplo las personas imitamos el sonido del perro con un guau, pero en inglés la onomatopeya se transforma en un woof-woof; en francés en un ouaf; en italiano en bau bau y en alemán se identifica con algo parecido a wau.

Según este estudio las causas son sencillas de entender: los perros tienden a imitar a sus amos como una manera de aumentar los lazos afectivos entre ambos. Lo hacen cuando aprender a coger una pelota, cuando les enseñan a sentarse y ahora también en el habla. La duda que surge entonces es si podrán imitar también algún gesto humano.

Animales de mal agüero


Existen muchas historias y leyendas que relacionan a ciertos animales con la mala suerte, pero ¿de dónde proceden esas creencias? A continuación enumeraremos las más conocidas:

Ver un gato negro: En la Edad Media se relacionaban con los hechizos, ya que se consideraba que las brujas se transformaban en gatos negros. Por ello, en aquellos tiempos los felinos oscuros fueron muy perseguidos y cazados por La Inquisición, que los metía en sacos y los quemaba en hogueras.

Peces en un acuario: En la época de la civilización romana, los cristianos, que eran una minoría, eligieron el símbolo del pez para identificarse debido a que la palabra traducida al griego es Ichthys, y se corresponde con las siglas de Ieosus Christos Theou Yios Soter – Jesús, Cristo, Hijo de Dios, Salvador –. Se dice que este animal les trajo mala suerte porque muchos de ellos fueron perseguidos, encarcelados, desterrados e incluso ejecutados.

Un cuervo sobrevolando la casa: Antes de que comenzara la era Moderna aquellos que no eran nobles o burgueses eran campesinos y vivían, por tanto, de lo que les dieran sus tierras. Cuando un cuervo o una urraca sobrevolaba su terreno existían muchas posibilidades de que acabaran con su cosecha – lo que podría llevarlos a la ruina –, a no ser que ellos acabaran antes con estos pájaros carroñeros.

Escuchar a un búho o a una lechuza: Aunque son aves benignas sobre todo para los dueños de casas de campo, ya que se alimentan de roedores, son animales relacionados con la mala suerte desde tiempos remotos por varias razones. La primera que suelen hacer vida de noche, y las horas oscuras se consideran las más propicias para la propagación del mal. La segunda, porque siempre fueron los acompañantes de magos y brujos debido, al parecer, a que introducían su pico en determinados líquidos para elaborar pócimas destinadas a sus hechizos.

Un hotel para perros y gatos


La mayoría de las personas que viven con perros son reacias a marcharse de vacaciones, a no ser que puedan dejarlos bien atendidos. Aún así, los dejen donde los dejen, nunca parecen ser lugares suficientemente buenos para sus mascotas. De esta premisa nació precisamente Mascohotel, un alojamiento para perros creado por los dueños de dos Yorkshire Terrier, que nunca encontraban donde situarlos para que tuvieran todas las comodidades además de un trato familiar.

Se trata de una residencia canina ubicada en la Sierra de Madrid y abierta los 365 días del año que cuenta con suites, habitaciones para cachorros e incluso estancias para felinos que ofrece todo tipo de servicios, desde paseos diarios hasta la alimentación personalizada de las mascotas, y que cuenta con vigilancia las 24 horas del día a través de cámaras web instaladas en todas las habitaciones que, además, permiten a sus dueños observar a sus mascotas desde cualquier lugar del mundo a través de Internet.

Otro punto a favor de este alojamiento es las dos limpiezas y desinfecciones diarias que se llevan a cabo en cada habitación. Además, los clientes pueden arreglarse en la peluquería del hotel o relajarse en el SPA en el que los masajes, las terapias naturales y el jacuzzi ayudarán a que no eche de menos a sus amos.

Pero el Mascohotel no es sólo un hotel para disfrutar, también es un lugar en que nuestras mascotas pueden mejorar su salud, ya que los especialistas en comportamiento animal procurarán analizar las posibles conductas extrañas de los perros y trabajar con aquellos que los dueños no deseen para erradicarlos. Asimismo, los veterinarios del hotel de lujo están disponibles las 24 horas del día para resolver cualquier problema que pueda presentar su mascota.

El gato de las orejas caídas


El gato de las orejas caídas es una extraña raza procedente de Estados Unidos. Razón por la cual es conocido también con el nombre de American Curl o Rizo Americano. Esta raza es el resultado de una mutación genética que permite que las orejas del animal se curven hacia atrás.

Esta raza desciende de los Shulamith, gatos de pelo largo que poseen unas orejas rizadas posicionadas hacia atrás. En las camadas podrá darse el caso de que haya gatos con las orejas rizadas y otros con las orejas rectas, y gatos de pelo largo y otros de pelo corto. Generalmente, en una camada de gatos de esta raza, tan sólo la mitad de los cachorros tendrían las orejas curvadas. Exceptuando esta característica, por lo demás son gatos normales.
SEGUIR LEYENDO «El gato de las orejas caídas»