Consejos para alimentar a tu caballo


Alimentar a un caballo en principio parece sencillo, pues parece que basta dejarlo pastar un rato cada día en un lugar donde haya hierba o pasto para que esté alimentado. Pero la realidad dista mucho de esta imagen, y se deben seguir una serie de pautas muy concretas a la hora de alimentar a un caballo:

– Deberemos darle de comer a menudo pero en cantidades pequeñas. Esto se debe a que, aunque sus intestinos son amplios, su estómago es muy pequeño, por lo que no debemos alimentarle en exceso. Para lograrlo, la mayoría de los propietarios den de comer dos y tres veces al animal.

No sobrealimentarle: Algunos caballos se regulan muy bien la cantidad de comida que toman, pero hay otros que pueden no parar de comer y comer más de los que les corresponde, ya que de lo contrario podría sufrir enfermedades derivadas de ello.

Por esto es necesario medir muy bien la cantidad de comida que le proporcionamos y ajustarla todo lo posible a su tamaño. Si nuestro caballo pasta en el campo y tiene tendencia a comer demasiado, deberemos encerrarlo en el establo parte del día para que no coma todo lo que se antoje.

– No darle de comer al menos una hora antes de la carrera o la competición si el caballo es de carreras. Si no, también deberemos evitar que haga trabajos pesados o entrenamientos profundos. Cuando el caballo come su estómago se hincha, por lo que le resulta complicado realizar esfuerzos porque puede tener complicaciones de salud.

– Debemos mantener también un horario regular de las comidas, para que el caballo se acostumbre a que sólo puede comer en el horario establecido para ellos.

Alimentación, Caballos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *