Conseguir que el perro acepte la correa


Una de las claves de la convivencia satisfactoria con el perro se basa en educar de manera correcta al animal, de manera que acepte órdenes. Y es que el comportamiento del perro es el resultado de su herencia genética, de la educación que recibe y de sus experiencias vitales. Para que el perro obedezca, hay que sentar ciertas bases cuando es pequeño, algo que se conseguirá a base de paciencia y coherencia. Además, nunca se debe confundir la disciplina bien impartida con el autoritarismo exacerbado.

La aceptación de la correa por parte del perro, por ejemplo, es uno de los pilares básicos del manual de obediencia canina y lo cierto es que no es una labor fácil de conseguir. Para evitar que el paseo se convierta en una situación de estrés y enfados, lo mejor es seguir las siguientes recomendaciones.

Elección del collar y la correa

Para conseguir que el perro aprenda a caminar de manera correcta con la correa es importante acertar con la elección del collar y la correa, que deberán ser adecuados para el tamaño y la complexión del perro.

Llevar la correa antes de salir de casa

Por otro lado, es necesario acostumbrar al animal a llevar la correa antes de salir a la calle, especialmente cuando el perro es un cachorro. Además, es necesario aplicar la norma que marque al perro la necesidad de caminar por el mismo lado y no dejar que se cruce, impida caminar al dueño o se enrede entre sus piernas.

Sin dar tirones

Para lograr que el perro entienda que no camina de manera correcta, no es aconsejable usar la correa para dar tirones, ya que puede provocar dolor. Lo mejor es frenar y decir “no” o “quieto” y reanudar la marcha cuando el perro se haya tranquilizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *