Conocer el zorro ártico


Los animales han conquistado todos los hábitats del planeta, incluso los más duros. Éste es el caso del bellísimo zorro ártico, un animal que vive en las regiones más frías y desérticas del norte de Europa, del Norte de Asia y de Norteamérica. Para vivir en estas condiciones y no morir congelado, el zorro ártico ha desarrollado una serie de adaptaciones a este medio tan hostil.

Sus orejas son pequeñas y redondeadas, para evitar la pérdida de calor corporal por ellas. Sus patas son cortas también para que no queden demasiado desprotegidas y todo su cuerpo está cubierto por un pelaje denso y tupido que le protege de las bajas temperaturas. Durante el verano, cuando la nieve escasea, su pelaje se vuelve pardo y sólo es blanco por el vientre.

Con la llegada del invierno, sin embargo, y con el objetivo de camuflarse perfectamente entre la nieve, todo su pelaje se vuelve completamente blanco, lo que le permite escapar de los ataques de los osos polares y de las aves rapaces, sus principales depredadores. Su cola también es larga y tupida y, cuando se tumba, la enrolla alrededor del cuerpo para conservar su calor.

Su dieta principal está formada por lemmings, roedores, pequeñas aves y peces, así como pequeños mamíferos marinos. Cuando no encuentran comida, pueden volverse carroñeros, y no resultar raro verlos seguir a los osos polares para alimentarse de las sobras que éstos dejan.

La hembra puede tener entre dos y doce cachorros en cada camada, y aunque habitualmente sólo tiene una al año, cuando la comida es abundante, puede llegar a tener dos, una en mayo y otra en agosto. Usualmente viven en parejas, aunque también pueden hacerlo en grupos formados por parejas junto con otros adultos.

Animales,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *