Conocer al panda rojo


Lo primero que nos sorprenderá cuando vemos un panda rojo es su aspecto. Por su nombre, esperamos un animal parecido al panda gigante, y lo que nos encontramos es otro que nos recuerda bastante a un mapache. Y no es de extrañar ya que aunque se llame así, el panda rojo no pertenece a la familia de los osos, sino a la de los mapaches y lo único que une a ambas especies es un ancestro común de hace 65 millones de años y la dieta.

Su pelaje es marrón rojizo, color que le da su nombre, y se oscurece en la tripa. La cola está formada por seis anillos de color ocre y le sirve para mantener el equilibrio. En el rostro presentan manchas blancas, similares a las de los mapaches, que son diferentes en cada individuo.

Tanto las hembras como los machos presentan las mismas características.

El hábitat del panda rojo se extiende por el Sudeste de Asia, el Himalaya, el sur del Tíbet, Bhután, el nordeste de India, así como las montañas Hengduan de la provincia de Sichuan en China. Suelen habitar en zonas en las que la temperatura es moderada, especialmente los bosques templados de coníferas.

Suelen pasar el día tumbados, acicalando su pelaje y se alimentan principalmente por la mañana y por la noche. Su dieta está compuesta en dos terceras partes de bambú, aunque también incluye raíces, hongos líquenes y bayas y de vez en cuando las complementa con huevos, polluelos de ave y pequeños roedores. Al ser una alimentación poco calórica, debe comer cada tres o cuatro horas, actividad a la que, al igual que los pandas gigantes, dedica la mayor parte de su tiempo.

Animales,
>

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Me parece correcta la infoo graciasss x todo. Estoy hacioendo en el cole un trabajo sobre el tema y me sirvio mucho la pagina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *