Conocer al Mastín Napolitano


Entre perros para trabajo, mascotas coquetas, simplemente simpáticos y perros de las más diversas personalidades y costumbres, hoy te hablamos de un animal que no deja indiferente a nadie por su gran aspecto físico: el Mastín Napolitano. No demasiado agraciado físicamente, su carácter es una maravilla debido a su dulzura y paz. Rara vez pierde la calma. Su trato es cordial, es muy leal, amigable y hasta juguetón si se lo permiten.

Acostumbrado por naturaleza al sacrificio y el dolor, se adapta a cualquier entorno y se convierte en un fiel compañero. El mastín napolitano como todos los mastínes provienen de los mastines asiáticos, precisamente del Tíbet y se cree que migraron a Grecia llevados por las tropas conquistadoras de Alejandro Magno. Con su traslado de un lugar a otro, fue cambiando también en las actividades que desempeñaba; de perro pastor en algunos lugares a perro de compañía.

Fue durante algún tiempo un respetado perro de pelea en Roma en donde estos pasatiempos encontraban gran aceptación entre las multitudes. Es un animal de gran tamaño que requiere mantener un nivel alto de ejercicio y una buena alimentación. Desde pequeño es de tamaño mayor a otros cachorros, requiere un entrenamiento riguroso porque su carácter le convierte en un peligroso vigilante sino se le adiestra bien.

Normalmente es de color gris, azulado, negro o rubio leonado, como ya hemos dicho no es un perro de especial belleza pero su gran tamaño le proporciona un aspecto bonachón. Vigila su alimentación para que no engorde demasiado y no tenga problemas de sobrepeso.

Perros,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *