Conocer a los pavos reales


Los pavos reales son miembros de la familia de faisán. Estos animales son salvajes por naturaleza pero han sido domesticados en muchos países. La crianza de estas hermosas aves puede ser un pasatiempo que merece la pena para personas que tengan zonas muy grandes en las que los animales puedan vivir a gusto. Una de las primeras cosas que un dueño de pavos reales y pavas debe aprender es que se estresan fácilmente.

Estas aves grandes son muy tranquilas y les encanta vivir en armonía. Solo debes observarlas en los zoológicos en los que se las puede encontrar. Vagan libremente sin ningún tipo de estrés. Cuando no tienen suficiente espacio, se ponen muy nerviosas y se estresan.

Cuando la gente piensa en un pavo real, lo primero que les viene a la mente es el hermoso colorido de sus plumas. Azul, verde y oro, so colores muy característicos en ella. También tienen una cresta, o corona, en la parte superior de su cabeza, que es la que más aspecto de “real” les da. El pico de los pavos reales suele tener una pulgada de largo en un pájaro adulto. Pueden alcanzar alturas de más de tres pies.

Un pavo real no está completamente formado por sus plumas hasta que cumple los tres años de edad. Durante siglos, las plumas del pavo real han sido utilizadas para adornar la ropa y a las personas. Recuerda que la zona que destines para ellos debe estar acondicionada para que no se vean afectados por temperaturas extremas. Sus “pies” son la única área de su cuerpo más preocupante. Asegúrate de que no se les mojen y luego se les congelen al estar al aire libre si la zona en la que vives es propensa a sufrir nevadas.

Animales,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *