Cómo dar un masaje a tu mascota

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter2Share on Google+0


Pocas experiencias hay tan placenteras como recibir un masaje mientras nos relajamos. Al igual que a nosotros, a nuestras mascotas les encanta recibirlos, y si se los realizamos de forma regular puede suponer muchos beneficios para nuestra mascota, pero no sólo para ella, ya que distingos estudios han demostrado que los dueños de perros y gatos que masajean a sus animales reducen su presión arterial más rápidamente y su sistema inmunitario se fortalece.

Lo primero que deberemos tener en cuenta a la hora de masajear a nuestro perro o gato, es que no podemos forzarlos. Debemos escoger un momento del día en el que el animal esté tranquilo, como cuando llegamos a casa o después de que el animal haya comido.

Deberemos hacerlo siempre más o menos a la misma hora y en el mismo lugar, para que nuestra mascota lo asocie con el masaje.

El masaje no debe durar más de diez minutos, ya que los músculos de nuestra mascota se cansarían y la experiencia podría ser desagradable.

Debemos comenzar el masaje por el cuello de nuestra mascota, asegurándonos de no ejercer demasiada presión, y masajeando con movimientos circulares. Baja después por la columna vertebral, mientras hablas suavemente para ayudar a tu perro o a tu gato a relajarse.

Continúa bajando por el cuerpo de tu mascota hasta las patas traseras, aunque si es un gato es un lugar que debes evitar porque es un punto sensible y no les gusta sentir roces en él). Masajea despacio cada pata y las almohadillas.

A continuación pon a tu perro o gato de lado y frota suavemente su barriga con las yemas de los dedos haciendo movimientos circulares. Acaríciale suavemente la cabeza y, para terminar, dale un premio que le guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *