Cómo cuidar a una tortuga que está hibernando

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter16Share on Google+0

tortuga-hibernacion
¿Tienes una tortuga como mascota? Pues es importante que tengas en cuenta que, aunque se trata de un animal que no requiere de mucha atención, es esencial conocer sus hábitos para poder ofrecerle los cuidados adecuados. Así, por ejemplo, debes saber que muchas especies hibernan, un proceso en el que el metabolismo de la tortuga decrece, al igual que su temperatura corporal y la frecuencia respiratoria. El objetivo de la hibernación es adaptarse a las condiciones climáticas adversas o frías.

Hoy en Animal Mascota queremos hablarte sobre los cuidados que requiere una tortuga durante el periodo de hibernación. ¿Te gustaría acompañarnos?

Casos en los que hay que evitar la hibernación

Es importante que tengas en cuenta que en algunos casos hay que evitar la hibernación de la tortuga: si está por debajo de su peso, si está enfermo, si su caparazón está dañado, si está deshidratado o si tiene algún huevo dentro. Para ello, tendrás que hacer que en su terrario la temperatura sea similar a la del verano.

tortuga-hibernacion1

Cuidados del terrario o el acuario

Si tu tortuga se encuentra en buen estado de salud, es mejor que hiberne. Eso sí, es importante que vigiles la temperatura de su terrario, que deberá estar entre los 6 y los 10ºC. Por supuesto, éste deberá situarse en un lugar frío u oscuro. Además, es importante que elimines los focos de calor. Si se trata de una tortuga de agua, deberás procurar que el agua esté limpia antes de comenzar el proceso. Lógicamente, también tendrás que limpiarla durante la hibernación.

Dentro y fuera de casa

Por otra parte, debes saber que algunas tortugas que hibernan dentro de casa pueden deshidratarse. Así, si ves que su piel o su caparazón están secos, lo mejor es sumergir al animal en agua durante un par de horas y, a continuación, volver a dejarla en su sitio. Por último, si tu tortuga hiberna en el exterior, deberás procurar que lo haga en un lugar seguro, es decir, que esté a salvo del ataque de otros animales y que no se pueda mojar con las lluvias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *