Cómo calmar a un perro asustado


Casi todos los perros se asustan de los ruidos fuertes, como los provocados por los truenos en una tormenta o por los fuegos artificiales, pero no son los únicos ruidos que pueden hacer que nuestro perro corra a refugiarse temblando bajo la cama, ya que a veces sonidos tan cotidianos como el timbre de una puerta o la aspiradora también pueden ocasionar que nuestro perro se asuste y se descontrole.

Cuando esto ocurre, además de esconderse, puede que el animal desarrolle otras conductas, como masticar todo lo que encuentra a su alcance, orinar o defecar en cualquier lugar de la casa, ladrar como un loco o correr sin parar por la casa, comportamientos que pueden llevar a dificultar en gran medida la convivencia con el animal. Para evitar esto, podemos ayudar al animal a superar su miedo y a que pueda soportar estos ruidos de forma más tranquila.

El primer paso es identificar qué es lo que asusta a tu perro, para anticiparte al momento en el que el animal pierda la calma. Si tu perro huye descontrolado cuando se asusta, debes asegurarte de que tenga siempre puesto su collar con tus datos de contactopara que, si se escapa, quienes lo encuentren puedan ponerse en contacto contigo.

En el caso de ruidos fuertes, como truenos o similares, es importante que tú también mantengas la calma, aunque también las tormentas te pongan nervioso. El animal tenderá a imitar tu estado de ánimo, y le resultará más fácil tranquilizarse si te nota tranquilo.

No lo abraces para calmarlo cuando esté asustado, ya que esto, aunque parezca incongruente, hará que repita este comportamiento. Lo mejor es que actúes con normalidad y le premies con una caricia o una golosina cuando observes que el animal comienza a mantener la calima ante lo que le asusta, para reforzar positivamente dicho comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *