Cómo bañar a tu caballo


Para mantener al caballo en perfectas condiciones de higiene es necesario, además de cepillarlo periódicamente y bañarlo. Cada cuánto debes bañarlo dependerá mucho del grado de actividad que haya tenido el animal. Si el animal está cansado y sudoroso después de hacer mucho ejercicio, el baño le ayudará a recuperarse y a relajarse, además de eliminar el sudor y el lodo de su cuerpo. Eso sí, no olvides que antes de bañarle debes pasear un rato con él para dejar que se relaje.

Si puedes, lo mejor es escoger un día soleada para bañarlo. De este modo el animal se va a secar más rápido y evitarás que enferme o que se le irrite la piel.

Para bañar a tu cabello lo primero que debes hacer atarlo en algún lugar cerca del establo y mojar la piel del animal con agua tibia, que le ayudará a relajarse, ya que el caballo probablemente esté nervioso o asustado, sobre todo si es la primera vez que lo bañas tú.

Después aplica el champú por todo el cuerpo, dándole masajes circulares para masajear y oxigenar la piel y lograr que así quede más lustroso después del baño. Deja actuar el champú durante el tiempo que indique el fabricante del mismo y aclárale hasta hacer desaparecer todo el resto de espuma, cuidando sobre todo de que el agua no le entre en las orejas, ya que es muy molesto para el animal.

También deberemos tener especial precaución para que el agua no le entre en los ojos. Si no podemos evitarlo, los aclararemos bien con agua tibia hasta hacer desaparecer cualquier resto de jabón.

Finalmente, si el caballo tiene algún problema cutáneo, deberemos esperar a que se cure del todo antes de comenzar a bañar al animal, y hacerlo con la ayuda de un psiquiatra

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *