Cinco errores en la higiene del perro

perros-bano
Sobre la higiene de las mascotas siempre surgen falsos mitos o creencias que perduran a lo largo del tiempo por su transmisión boca a boca. Es algo habitual en el caso de los perros, sobre todo, cuando se tiene que hablar de cómo bañarlos y de cómo tienen que ser las pautas de higiene en este caso. Aquí vamos a hablar de cinco falsos mitos que, a lo mejor, están haciendo que el cuidado de tu perro no sea el adecuado.

Primeros baños

Uno de los falsos mitos en relación al aseo de la mascota es la edad en la que hay que comenzar a bañarlos. Una duda que surge sobre todo cuando son cachorros. Y la verdad es que, cuando son muy pequeños, no es recomendable bañarlos.

Lo mejor es esperar hasta que tengan 12 semanas de vida. Y, ¿por qué? La razón no es otra más que el perro puede resfriarse durante el baño por lo que es clave esperar a que se haya completado la primera parte de su calendario de vacunación.

No obstante, sí se puede lavar al cachorro antes de las 12 semanas para que no esté sucio, pero siempre tomando precauciones para que no se enfríe y prestando especial atención a la temperatura de la habitación y del agua, entre otros factores.

perros-bano

¿Cómo se baña al perro?

En relación a cómo bañar al perro, también hay otras muchas falsas creencias. En primer lugar, es importante acabar con el mito de que el baño daña el pH de la piel del can. No es cierto, pero siempre que se utilice un producto adecuado y específico para la mascota.

Vinculado con el uso de los productos de baño, también surgen dudas en cuanto al champú antipulgas. En este caso, hay que aclarar que el champú antipulgas es de ayuda para acabar con los parásitos, pero debe combinarse con otros tratamientos para eliminarlos.

Y, a la hora de bañarlos, igualmente se tiende a pensar que lo mejor es utilizar una manguera. Pero no es así porque el agua suele estar fría, por lo que es mejor dejarlo solo para el verano. Lo más adecuado es bañar al perro con agua templada y a una temperatura agradable de unos 37 grados.

Y, tras el baño, ¿hay que usar secador de pelo? Es una opción, pero no siempre tiene por qué ser así. Es mejor que se seque al aire libre. No obstante, cuando hace frío, lo recomendable es secarlo bien con una toalla para quitarle toda la humedad al pelo y que el perro esté en un ambiente cálido para que no se resfríe. Si es necesario, se emplea el secador, pero siempre con una determinada distancia para que no se produzcan irritaciones en la piel ni otras molestias en el perro.

Artículos relacionados:

Hidroterapia para perros: ¿en qué consiste?

Agua del mar: ¿por qué es mala para los perros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *