Buenas relaciones entre gatos y niños


Crecer con mascotas es una experiencia maravillosa. Los niños pueden aprender a tratar a los animales con respeto y cariño. Dicho aprendizaje ya les servirá para toda su vida. Éstos son algunos consejos que pueden ayudar a conseguir una buena relación entre los niños y los gatos.

– Enseña a los niños cómo manejar adecuadamente a un gato
Los gatos no deben ser cogidos por la piel del cuello en todo momento. Lo mejor es que el niño coja con cuidado el cuerpo del gato y lo apoye en su pecho, pero recuerda que debe hacerlo despacio y tú siempre tendrás que estar al lado para supervisar por lo menos hasta que veas que al gato le gusta.


Supervisa a los niños y a los gatos
Esto es especialmente importante cuando el animal es nuevo en la familia y todavía no conocéis cómo reacciona, o si está nervioso o no. Enseña a los niños a respetar al animal y no les permitas acosarle hasta que lo arrinconen en una esquina, ni siquiera jugando. El gato puede atacar si se siente amenazado.

– No permitas que le molesten cuando esté comiendo o durmiendo. Debes enseñar a los niños la diferencia entre broma y juego.

– Cuando veas que van a jugar enseña a los pequeños que no los juegos no deben ser bruscos. Los gatos se entretiene con cualquier juguete u objeto, por ejemplo: una simple hoja de papel le servirá para estar horas jugando con el niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *