Bolas de pelo en gatos


Aunque debes contribuir al aseo de tu gato, este animal es limpio por naturaleza y por eso se limpia lamiéndose el cuerpo varias veces al día. Como consecuencia, tu mascota puede tragar mucho pelo, especialmente cuando se encuentra en la época de muda, que se produce sobre todo en primavera y otoño, cuando el animal cambia su pelaje por otro más adecuado al clima que se avecina.

Como puedes imaginar, los gatos más propensos a sufrir estos problemas son los que tienen el pelo largo y los que ya son mayores, que tienen el sistema digestivo más delicado. Sin embargo, también hay que tener cuidado de los gatos de pelo corto, que no están exentos a este problema.

Hierbas

Al asearse, el gato va tragando pelo, que va formando bolas que terminan en las heces del animal siguiendo el proceso de la digestión. Sin embargo, el felino puede llegar a sentir molestias porque no digiera bien el pelo, por lo que es posible que se dedique a mordisquear plantas, que es la mejor manera natural de que esas bolas de pelo atraviesen el intestino del gato sin causarle daños mayores. Eso sí, es importante que éstas no sean venenosas.


Cuando el gato come hierba regurgita, expulsando el pelo molesto, acompañando de todo lo que en ese momento tenga en el estómago. No debes asustarte, porque inmediatamente el animal se encontrará mucho mejor.

Otras formas de evitar las bolas de pelo

Proe además de proporcionarle plantas adecuadas, es importante cepillar al gato a menudo para librarlo de los pelos muertos de su pelaje. Para ello deberás pasar el cepillo a contrapelo y después en el sentido contrario. Además, también puedes añadir más fibra en su dieta para facilitar la digestión.


En casos más graves deberás acudir a los laxantes o medicamentos recetados por el veterinario. Si se deja que el problema avance, se puede llegar al extremo de tener que acudir a una intervención quirúrgica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *